Toros, ¿arte o barbarie?

Con la reciente polémica y los graves altercados durante la celebración del Toro de la Vega en Tordesillas se ha reavivado el debate sobre la tauromaquia ¿Tradición, barbarie, arte o salvajada? Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, se comprometió en una llamada hecha al programa Sálvame a acabar con el Toro de la Vega, pero no con las corridas de toros. Esta semana nos ponemos los guantes para debatir sobre un tema que deja a poca gente indiferente.

combate_02_02

Costumbre, tradición y cultura

Isabel Pérez del Puerto

Con frecuencia, tengo la sensación de que se confunden los términos costumbre y tradición con cultura. Y puesto que la cultura es una palabra sagrada a la que hay que adorar como si de un Dios omnipotente se tratara, en su defensa se justifican actos, acciones y actitudes que, aisladas de ese mal llamado “contexto cultural”, no tendrían ningún sentido.

No todo lo que se hace por costumbre y tradición es, por definición, cultura. Pero, además, las costumbres y las tradiciones pueden y deben desarrollarse y cambiar en función de la sociedad que las mantiene. Ese cambio se da prácticamente en todos los aspectos de la vida: familia, salud, educación, ocio… ¿Qué sentido tendría si no la evolución de las sociedades? Sin embargo, ante determinados temas, los argumentos flaquean y se esgrime la necesidad de un inmovilismo arcaico, para evitar perder señas de una identidad que no se sabe muy bien a quién pertenece.

Desconozco en profundidad el “arte” de la tauromaquia. Pero creo que si para mantenerlo es necesario que en cada pueblo se organicen carnicerías protagonizadas por aprendices, sin la fuerza ni la destreza suficiente para empuñar una espada, es un “arte” que tiene que evolucionar o dejar de considerarse como tal. En estos casos, la costumbre y la tradición no pueden empañar nuestra lógica, hasta el punto de encontrar justificable practicar y entrenar con el sufrimiento de un animal. Es un sufrimiento real, no olvidemos este punto. Y, como seres vivos racionales que somos, está en nuestros deberes evitarlo en la medida de nuestras posibilidades.

Si seguimos los dictados de la RAE, y entendemos la cultura como el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico, seamos consecuentes. Empleemos ese juicio crítico y evolucionemos con él.

Arte salvaje

Miguel Ángel Malavia

Aclaro desde ya que este escrito, antes que un análisis en profundidad, es un desahogo. Me explico: entiendo perfectamente a quienes rechazan la tauromaquia por considerarla un acto bárbaro. Es ineludible el hecho de que un animal sufre y muere en el transcurso de un “espectáculo” por el que los presentes han pagado una entrada.

Sin embargo, permítanme expresar mi sentimiento en un coso taurino. Tal vez sea porque mis ojos se acostumbraron desde pequeño a lo que ocurría en las plazas, pero lo cierto es que estos “ven” otra cosa que va más allá de lo explícito. Yo no presencio un “espectáculo”, ni una “fiesta”. Yo me estremezco ante algo oculto que solo pueden apreciar realmente quienes están acostumbrados a este rito en el que la muerte juega un papel esencial: la danza íntima de un hombre con un minotauro de quinientos quilos con dos puñales en la frente que roza su piel en cada embestida.

Lo que a mí me emociona ocurre en silencio: una verónica que se dibuja hacia el cielo en compás, un estatuario con las zapatillas clavadas en la tierra y la mirada perdida en el infinito, una manoletina que estremece por esquivar en el último momento el trallazo sobre las costillas… No me recreo en los espadazos o los estoques. Ningún taurino lo hace. Aceptamos esa sangre como el fin de esta danza de muerte, que tiene que acabar en tragedia, pudiendo morir el toro… o el torero, que solo se defiende con un trozo de tela y su ingenio.

Los taurinos no somos salvajes sangrientos. Muchos no lo entenderán, pero respetamos y admiramos al toro. Simplemente, vemos otra cosa… Y nos maravillamos con un arte que sí es salvaje. Pero arte.

No encuentro razones para defender la tauromaquia

Javier Moya G.

Las corridas de toros me parecen un “espectáculo” bochornoso. En ellas se pone de manifiesto la crueldad y la barbarie de la manera más cruda. Y no lo digo por la violencia. Yo soy un individuo carnívoro y asumo que el animal del que viene el filete que me como no ha muerto de un paro cardiaco en el matadero. De hecho, asumo que si tuviera que ver cómo funciona un matadero desde dentro, probablemente dejaría de comer carne. Sin embargo, los mataderos no están financiados por el Ministerio de Cultura, ni se emiten matanzas en la televisión pública, ni han sido declarados un bien de interés cultural. “Es que eso no se ha hecho nunca, no es una tradición” dirán algunos. En ese caso empecemos a hacerlo y hagamos un Gran Hermano en cada matadero de España. ¡Qué demonios!

Supongo que para un taurino será difícil defender sus argumentos desde un punto de vista racional. Como creer en Dios o ser del Betis. Sospecho que tiene más que ver con lo espiritual, lo emotivo, lo primario. Esa mitología de la noble lucha entre el hombre y la bestia en la que siempre gana el mismo.

¿Deberían prohibirse las corridas de toros? Como cualquier “espectáculo” que comporte el sufrimiento o la muerte de una persona o animal. Ya hay dos comunidades autónomas donde las corridas de toros están prohibidas; en Canarias desde 1991 aunque no se celebran desde 1985 y en Cataluña desde 2010. Y en ninguna de ellas se han prohibido por el capricho de unos pocos, sino por una demanda mayoritaria de la ciudadanía. Yo creo que ese es el camino, que la sociedad vaya siendo cada vez más consciente de que el sufrimiento animal no es un espectáculo.

No me parece que sea el camino, desde luego, la declaración que el Parlamento español (con 300.000 firmas y los votos de PP y UPN) hizo en 2013 de las corridas de toros como Bien de Interés Cultural. Además de ser una provocación contra quienes defienden los derechos de los animales fue una burla contra quienes presentaron otra ILP por esos días para que en España quien pierde su casa no tenga que seguir pagándola. Una salió adelante, la otra no. Prioridades.

Anuncios

8 pensamientos en “Toros, ¿arte o barbarie?

  1. Personalmente creo que es evidente que caminamos hacia el fin del toreo. Siempre hay reticencias cuando la sociedad avanza, pero no creo que haya mucha marcha atrás.
    En cuanto al concepto de cultura como modo de vida simplemente señalar que eso incluye cualquier cosa, con lo que no es loable necesariamente, digo cualquier cosa y no pongo ejemplo, que algunos pueden ser bastante bestias…
    Por último en cuanto al comentario relativo a que no estamos en un mundo en que merezca la pena preocuparse de los toros etc. creo que es el modo perfecto de no mejorar en ni un solo aspecto. Ni uno solo porque siempre alguien será capaz de encontrar otro asunto más importante que servirá de excusa para no avanzar en absolutamente nada.
    Por último , desde el punto de vista del toro, si es que se pueda empatizar con ellos, no sé si es muy diferente el toro de la vega de una corrida de toros.

    Me gusta

    • no es que no nos podamos preocupar de los toros, pero entiendo que cuando menos habrá que jerarquizar y darle verdadera importancia a los asuntos sociales que lo merecen, darle una prioridad relevante al tema de abolir la tauromaquia como hacen muchos animalistas me parece una excentricidad pequeño-burguesa

      Me gusta

  2. Arte y barbarie, probablemente. En todo caso en este tema afloran nuestras contradicciones más profundas: nacionalistas catalanes que desean eliminar las corridas de toros pero defienden otros festejos en lo que se utiliza al toro de un modo similar, seudo-hippies chachi progres que defienden los derechos de toro mientras se zampan una big mac o un filete de pollo, animalistas furibundos que se alimentan de raíces y algas para los que el torero es satanás, y un largo sinfín de despropósitos variados a los que no soy ajeno. A mi personalmente me parece tortura básicamente, pero como disfruto de los chuletones y el chorizo ibérico, prefiero concentrarme en otras historias. Tal vez cuando todos vivamos en la tierra prometida y atemos los perros con longanizas, solo tal vez, sea el momento de preocuparnos por el destino de los morlacos.

    Me gusta

  3. Aún asumiendo que el toro de la Vega y la tauromaquia deben medirse con distintas varas (algo con lo que no estoy de acuerdo), al final, el argumento para defender ambos asuntos es el mismo: se va a seguir haciendo porque es una tradición. Por eso, el análisis de Isabel me parece muy fino. Y estoy convencido de que esa evolución de la que habla es la que un día nos hará superar esas tradiciones sangrientas.

    Agradezco a Alberto que haya sacado al ring otro de los argumentos que suelen esgrimirse en este debate: el de la perpetuación de la especie del toro de lidia “gracias” a la tauromaquia. Para mí, eso es ficción; nadie está capacitado para saber “qué pasaría si…” En Laponia no se han extinguido los huskies aunque ya no son el principal medio de transporte. En mi pueblo sigue habiendo burros y ya no se utilizan para tareas del campo. Yo no soy biólogo, pero creo que hay pruebas más que suficientes de especies cuya existencia no está supeditada al uso práctico que le puedan dar al ser humano. Además, es bastante paradójico perpetuar una especie con el único fin de matarla. ¿O es que a los toros se les mata por su bien?

    Me gusta

  4. Coincido con Miguel Ángel en que si consideramos barbarie a todo lo relacionado con la muerte del toro, puntuando del uno al 10, la tauromaquia sería el 1 y el Toro de la Vega el 10. Vamos, que son incomparables. Enhorabuena a Miguel Ángel porque, aun sin estar de acuerdo con él en cuanto a tauromaquia (en otras cosas estamos más que 100% de acuerdo), sus argumentos son magníficos.

    Me gusta

  5. Quizás tradición, arte y salvajada; no me atrevería a decir que barbarie. Me resultan poco cuestionables sus raíces culturales y que la selecta crianza del toro de lidia no está dejada al azar, ni la formación del torero. Otra cosa es que apliquemos la Carta de los Derechos Humanos a todos los animales con cierto nivel de conciencia (incluidas las personas) y que resulte una verdadera salvajada el maltrato a estas reses. Sin embargo, si algo se le ha dado tradicionalmente bien al ser humano es deshumanizar.

    Entiendo la postura de Miguel Ángel, la tauromaquia embriaga, pero siento más empatía con la consecuente argumentación de Isabel.

    Me gusta

  6. Permitidme ser ambiguo, no por cobarde, sino por sincero. Los golpes de Moya son los más duros y certeros -por eso lo he votado-, pero el contraataque de Malavia es el más bello, sin duda. Y el choque de conceptos que expone Pérez del Puerto el más interesante. Con todo, me gustaría hacer un apunte: la RAE también da a “cultura” el significado de “conjunto de modos de vida y costumbres” en su tercera acepción. Y ahí cabe de todo. En efecto, éste es un lío monumental, pero puede que en esa lucha de conceptos esté la clave. Isabel acierta. Como veis, no tengo opinión formada al respecto de esta cuestión. Por ahora sólo me preocupa que el morlaco muerto en la arena acabe en un puchero. Será simple, pero ésta ha sido siempre mi máxima: puede que matar a un animal esté bien en un caso y mal en otro pero, de todos modos, si lo matas te lo comes. Y no exhibes su cadavérica testa en la pared de tu cortijo o de tu bar. Por respeto, al animal y a ti mismo. ¿Pero es ético acabar con el bicho tal y como se hace en este tipo de espectáculos? Cuando oigo al “taurino” -tal y como lo entiende Miguel Ángel- hablar del toro, como cuando veo a un torero hacer bailar el capote de manera impecable, dudo. Pero cuando veo escenas como las del Toro de la Vega, pienso: “No se le escapará el pincho al muy joputa y trinchará a tres compadres…”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s