La sociedad canaria se divide por las prospecciones petrolíferas

El pasado jueves 2 de octubre el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, anunció la convocatoria de un referéndum para conocer la opinión de la ciudadanía sobre las prospecciones petrolíferas autorizadas a la empresa Repsol. Rivero confirmó que la consulta se realizará el 23 de noviembre con la pregunta “¿Cree usted que Canarias debe cambiar su modelo medioambiental y turístico por las prospecciones de gas o petróleo?”. El Gobierno central ya anunció que recurrirá la consulta a los tribunales, una medida apoyada por el PP canario. Mientras tanto, en las siete islas se han convocado protestas contra las prospecciones en el archipiélago. En este combate nos ponemos los guantes para debatir sobre las prospecciones petrolíferas en Canarias.

combate_04

Señor Petróleo

Yaiza Mederos

El Estado español insiste en la necesidad de buscar hidrocarburos porque responde al interés general de los españoles, crea empleo y minimiza la dependencia energética del exterior. Repsol intenta calmar con mensajes publicitarios surrealistas a una sociedad que no quiere sufrir los daños que provoca su actividad petrolera. Y el debate sobre las prospecciones petrolíferas en Canarias se va convirtiendo en un espectáculo. El ruido, como sabemos, dificulta la comprensión del mensaje.

Seamos claros, los combustibles fósiles son una golosina. Responden a una demanda que aumenta cada año, la actividad produce un importante desarrollo científico, tecnológico e industrial y genera riqueza a quien los posea y los comercialice. El Sr. Petróleo es nuestro invitado de honor; podemos comprobarlo haciendo una lista de productos que consumimos a diario. Parece un negocio por el que merece la pena luchar hasta la extenuación.

Aunque su consumo sea habitual, se ha generado un potente rechazo que está pasando a ser un molesto obstáculo. Para explicar la aparición de tantos “No al petróleo”, se habla de manipulación política, ignorancia o sentimiento irracional, ignorando la capacidad crítica de la población hacia los asuntos del Estado.

La realidad es que los combustibles fósiles son altamente contaminantes, cada vez es más difícil extraerlos y su comercialización favorece los conflictos internacionales. En España se perfora desde 1964 y no disminuye la dependencia energética, pero se ha paralizado el desarrollo hacia un modelo energético sostenible y democrático.

Creo que la oposición a las prospecciones refleja algo más. El pueblo necesita participar en las decisiones que se toman con respecto al desarrollo de su país, sea o no competencia de su Comunidad; pero, sobre todo, si le afecta directamente. Las asambleas, las jornadas informativas, las manifestaciones o la propuesta de una consulta ciudadana son solo una prueba de ello. Podemos aceptarlo y llevar a cabo prácticas democráticas valientes o seguir haciendo ruido para que nadie entienda qué se está diciendo.

Sí a las prospecciones, no a las manipulaciones

Eliezer Santana

Según la RAE, prospección es sinónimo de exploración. Así pues, estar de acuerdo con las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a Canarias (de soberanía nacional) es estar de acuerdo con explorar nuestro subsuelo. Conocer, saber, indagar sobre las riquezas naturales de las que disponemos.

Estar a favor de las prospecciones no implica estar en contra de Canarias. Es más, bajo mi humilde pensamiento, sucede todo lo contrario; estar en contra de conocer la riqueza de la que disponemos, máxime en la situación económica en la que nos encontramos, es sin duda acometer una irresponsabilidad, una enorme irresponsabilidad.

Estoy a favor de conocer la riqueza de la que disponemos porque podemos, en el caso de que tengamos la suerte de tener petróleo, o gas (que parece que todo el mundo obvia esta opción), enriquecernos por medio de aranceles, cánones o partidas presupuestarias especiales destinadas al desarrollo de la economía canaria por parte del Estado (al margen de probables beneficios indirectos).

Estoy a favor, además, porque se hará con el preceptivo informe favorable que ya ha emitido el Ministerio de Medioambiente y, por tanto, cumplirá con las máximas garantías de seguridad fijadas por las directivas europeas (cosa que no hacen nuestros ‘colegas’ marroquíes, quienes, nos guste o no, están explorando su subsuelo).

Por otra parte, quiero manifestarme brevemente sobre la “Consulta ciudadana” convocada por el Paulinato. El Gobierno regional, a la par que su homólogo en la comunidad catalana, ha desafiado, no al Gobierno español, sino a la soberanía nacional que reside en todos los ciudadanos del país. La consulta, y su contenido, es ilegal, parcial, sesgada y manipulada. Por no obviar el alto coste que tiene para los bolsillos de todos los ciudadanos. Dinero que debería ser destinado a mejorar nuestra Educación y Sanidad, de las peores de España.

Reto histórico para Canarias: no es no

Tomás J. López

Con los planes petroleros, Canarias enfrenta el mayor reto, y peligro, de su historia. Fuera del Achipiélago se piensa que esta es una guerra partidista o, a lo más, una batalla ecologista. Aunque nada de ello nos es ajeno, aquí estamos defendiendo más cosas, incluida nuestra supervivencia.

Se trata de la democracia y el respeto a un pueblo: las instituciones canarias y las encuestas de opinión pública, como pronto lo hará la Consulta, hablan claro. Se trata de una apuesta por otro modelo energético, acorde a nuestra dimensión y potencialidades: podríamos ser un ejemplo mundial en sostenibilidad. De evitar un expolio: pese a las mentiras del PP, nada quedará en Canarias de este negocio. De defender un medio ambiente rico, una de las zonas con mayor biodiversidad de planeta. Se trata del turismo, nuestro principal negocio. Y se trata de que cuando abro el chorro de mi casa sale agua de mar desalada. Sin ella, lo dice la Historia, la vida en las islas es penosa, a veces imposible.

Desconozco si la probabilidad ínfima de desastre, de la que hablan Soria y sus aplaudidores del PP canario, es mayor o menor que la que nos contaron sobre un contagio de ébola. En cualquier caso, es un disparate.

Y ahora, peperos: ¿a ustedes les compensa? Aun más, ¿le compensa a España? En mi vida escuché hablar tanto de “colonialismo” y “trato colonial”. Las movilizaciones están siendo históricas. ¿Y si hubiese petróleo, sobre el que Repsol inmediatamente adquiriría derechos? ¿No fue esto lo que espoleó al nacionalismo escocés al grito de “el petróleo es de Escocia”? ¿Acaso está más lejos Edimburgo de Londres que Arrecife de Madrid?

Canarias es la única nacionalidad del Estado fuera de territorio europeo. Dice el CIS que tenemos aquí la más baja identificación con España tras Euskal Herria y Cataluña. Nuestros indicadores socioeconómicos son preocupantes. Y el petróleo, combustible, arde con facilidad.

Anuncios

15 pensamientos en “La sociedad canaria se divide por las prospecciones petrolíferas

  1. Guillermo,

    Creo que tú mismo expresas lo dificultoso del asunto de la soberanía de las naciones en tu exposición, llevando al límite la argumentación cuando dices que las Islas Canarias tuvieron una cultura diferente pero que fue aniquilada por los castellanos, y que por eso son soberanos. Podría plantearte comunidades alternativas a las que tú me planteas, basándome en tu argumentación de las Canarias, pero creo que no es la cuestión. Creo tu argumento de la soberanía válido para tratar de romper los barrotes de esta cárcel de pueblos que es España. Sin embargo, las cuestiones nacionales no lo son todo, y me parece un argumento indefendible si para lo que sirve es para limitar un concepto, el de soberanía, y seguir dando cobertura a proyectos liberticidas y ecocidas que sólo alimentan al capital y llenan los bolsillos de sus esbirros en la administración. Desde esta perspectiva, sin negar que tiene sus contradicciones, la soberanía municipal me parece un mecanismo útil para frenar los desmanes del desarrollismo.

    Por otra parte, ¿qué dicen tus esquemas soberanistas sobre el TAV en la CAV y en Navarra? ¿Prima la soberanía y el derecho a decidir de ambos territorios o el que sea un plan estratégico a nivel europeo?

    Me gusta

  2. Javier, de acuerdo con lo que planteas, salvo con eso de “comunidades imaginadas”. El dar nombre a algo no lo crea. ¿El pueblo vasco forma una “comunidad imaginada”? Desde luego son muchas las imágenes que pueden representar su realidad, pero ésta no es ninguna ocurrencia. El pueblo vasco, como el gallego, el catalán o el eslovaco, es una realidad muy antigua que comenzó a tomar conciencia nacional de sí misma hace no mucho. No es una invención, como algunos nacionalistas españoles defienden.

    Me gusta

    • ¿El término “comunidades imaginadas” vale también para el concepto de España como nación? Aunque un observador las vea como imaginadas , dichas comunidades, cuyos miembros sí se ven a si mismos como miembros de una entidad común, por ese hecho tienen existencia. ¿Motivos para considerarse nación? lengua, forma de sociedad, costumbres, historia, economia ..habrá muchos motivos que expliquen porque un grupo de personas se sienten parte de algo, al menos parcialmente distinto del resto del mundo, motivo que les lleva a querer gobernarse por sí mismo (sin perjuicio de posteriores integraciones territoriales, claro) pero eso no es tan importante(el motivo) como si realemnte existe voluntad y sobre todo si la soberania y el derecho a decidir solución o no un problema.

      Me gusta

      • Por supuesto que vale. España es otra de esas comunidades imaginadas, todas las naciones lo son. De hecho me divierto mucho cuando un nacionalista español critica “los nacionalismos”, como si él no lo fuera. A día de hoy las naciones son actores con derechos y creo que el de la autodeterminación es uno. Sólo digo que su creación es un artificio moderno.

        Me gusta

  3. Yo no domino el tema, pero no quiero dejar de mostrar una sensación que intuyo por ver repetido un hecho en muchos lugares del mundo, como el Amazonas: cuando se quieren modelar los recursos naturales de un espacio rico en naturaleza, siempre suele haber una gran empresa de por medio. Esa gran empresa siempre mirará por sus intereses económicos y no por la región y la población en la que esos recursos se erigen. Por lo tanto, suele ser una muy mala noticia para sus gentes. Mi simpatía con los canarios que se oponen a las prospecciones.

    Me gusta

  4. Guillermo,
    En tal caso, y para que yo me aclare, mi pregunta sería cuáles son en tu opinión, y por qué, las regiones del Reino de España con derecho a decidir sobre su territorio.

    Me gusta

    • Creo que el pueblo español debería reconocer la soberanía a gallegos, catalanes y vascos. Tres pueblos que en el Reino de España habitan, más o menos (luego me explico), las Comunidades Autónomas de Galicia, País Vasco, Navarra, Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares. A estas tres naciones habría que añadir una cuarta, la que habita la Comunidad Autónoma de las Islas Canarias, que perdió su ancestral cultura en el infame proceso colonizador castellano.

      ¿Y qué entiendo por pueblo español? Una realidad formada por cuatro pueblos -el castellano, el aragonés, el andaluz y el astur-leonés- que nació en cuanto los tres últimos asimilaron sus lenguas, dialectos, sus costumbres y cultura toda a la del primero, y no con la toma de Granada.

      Supongo que ya es evidente que, de las dos formas de entender la nación que expuse en mi anterior intervención, prefiero la primera. Lo ideal es que ambas coincidan pero, por desgracia, muchas veces esto no pasa.

      En cualquier caso, Cata, tú me preguntas a qué regiones en concreto debería reconocérseles su condición de nación y, por lo tanto, la decisión última sobre lo que se hace o deshace en su territorio, y eso sí que es difícil de responder. Lo es porque las fronteras políticas rara vez coinciden con exactitud con las que podrían delimitar las tierras habitadas por los pueblos.

      Alguien podría decir, no sin razón, que el pueblo gallego vive también al este de la Comunidad Autónoma de Galicia, o que es discutible que el sur de la Comunidad Autónoma Vasca y el de la Comunidad Foral de Navarra formen parte de la “tierra del euskara”. Alguien también podría apuntar que en toda la Comunidad Valenciana no se habla valenciano-catalán -se le llame serbocroata, serbio, croata o bosnio, es la misma lengua-, que sí se habla en el extremo oriental de Aragón y que los del Valle de Arán, que tienen como lengua propia la occitana, también tendrían algo que decir sobre todo esto.

      Pero si se quiere tomar como referencia el actual mapa de la España de las Autonomías, con lo dicho en los primeros dos párrafos basta.

      Me gusta

      • Como yo no creo en las naciones, tengo algo que decir al respecto. Más allá de reconocer derechos colectivos a esas “comunidades imaginadas” (e inventadas en la modernidad), que me parece genial, la soberanía debe residir en los pueblos como conjunto de individuos. Vascos, catalanes, andaluces, chipriotas o rifeños y todos aquellos que lo reclamen para decidir en qué marco quieren convivir, pero también para decidir su modelo de Estado, su modelo energético o su modelo económico.

        Me gusta

  5. Con todo el respeto, Eliezer Santana habla de que la consulta cuesta dinero y ello es un argumento válido en contra de la consulta,al parecer.No vale ni para dar mas fuerza a sus argumentos principales. Es un argumento pésimo. Su argumento principal entiendo que es la soberanía nacional y su ruptura.no puede ser que decidan aquellos que ni siquiera comparten continente….los canarios son mayores de edad tambo para equivocarse…si el problema es que no queremos dar un trato especial a su insularidad (este argumento se ha escuchado) dejemos de hacerlo…y si los Canarios no se quedan a gusto que se vayan , total en España no va a quedar nadie….tonto el ultimo

    Me gusta

  6. El canario es un pueblo que tiene derecho a decidir sobre su tierra y su mar, independientemente de que después resulte su decisión acertada o envíe a las Islas al carajo. Porque nadie quiere más a aquel paraíso que sus habitantes, que seguramente estén mejor informados que nosotros, los “peninsulares”. De nuevo, “¡es el derecho a decidir de los pueblos, idiota!”.

    Me gusta

    • Guillermo,

      Por lo que he podido entender en tus columnas y comentarios, defiendes posturas soberanistas, que no independentistas. Y no sólo como un derecho a decidir de una comunidad autónoma acerca de si quiere permanecer o no en el Reino de España, como sería el caso en Cataluña, sino también como el derecho a decidir acerca de la explotación de “su tierra y su mar” aun permaneciendo dentro de dicho Reino o, al menos, antes de haber ejercido su derecho a decidir acerca de su permanencia, como sería el caso de las Islas Canarias.

      Mi pregunta, en tal caso, sería si esa soberanía es extensible a otros ámbitos de decisión, por ejemplo, el municipal, y esto no es “política ficción”. Estoy pensando en vertederos, incineradoras, centrales térmicas, puertos industriales, etc. que afectan al territorio de municipios concretos.

      Te pregunto a ti porque, como ya he dicho, me parece que defiendes posturas soberanistas, aunque es una pregunta abierta al foro de debate. Y porque creo que es una cuestión que dará profundidad al debate.

      ¡Enhorabuena por la web!

      Me gusta

      • Cata, sólo deben ser soberanas las naciones. Ellas deben tener la última palabra sobre lo que se hace en su territorio.

        Y una nación sólo puede estar formada o bien por una comunidad humana con una cultura diferente de la de los pueblos que la rodean, o bien por una comunidad humana que decidió constituirse en nación basándose únicamente en su voluntad -y no en su identidad cultural- y logró posteriormente imponer esa decisión a quien se opusiese a ella.

        ¿Deben los habitantes de Villanueva del Pardillo ser soberanos para decidir si se instala o no en ese municipio una central térmica? A menos que la nación a la que pertenecen les haya cedido la última palabra al respecto, no. Porque este municipio no es una nación.

        Otra cuestión es que la nación a la que pertenece Villanueva del Pardillo sea mordaza de otras naciones…

        Me gusta

    • Creo que la ciudadanía de Canarias tiene todo el derecho del mundo a decidir si quiere o no prospecciones. Y lo tiene porque le va el futuro en ello. De hecho, no defender ese derecho es defender que sean los poderes político-empresariales quienes tomen esas decisiones vitales para la vida de la gente. No dejar que decida el pueblo de Canarias es dejar que decida Repsol, muy probable futuro laboral de actuales miembros del gobierno, veremos si del propio Soria.

      De la misma manera que creo que sería muy deseable los habitantes de un pueblo puedan decidir los asuntos que le afectan directamente, entrometiéndome en el debate entre Guillermo y Cata. Y lo creo básicamente porque me parece un síntoma de salud democrática. Una democracia, cuanto más participativa, es mejor democracia. Y eso implica no sólo votar cuestiones territoriales y de soberanía sino otras cuestiones más de la vida cotidiana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s