Podemos se organiza de cara a 2015

El pasado fin de semana Podemos celebró en la madrileña plaza de toros de Vistalegre su Asamblea Ciudadana. Esta cita sirvió de puesta de largo para la formación de Pablo Iglesias. En ella se aprobaron cinco resoluciones políticas y se expusieron las propuestas organizativas que los ciudadanos han podido votar durante los últimos días. En este combate cuatro pesos pesados analizan el fenómeno político más importante de España en los últimos 30 años y debaten su futuro.

combate_05

Reformismo y poco más (de momento)

Borja Palacios

Al contrario de lo que manifiestan la mayor parte de los opinadores-desinformadores profesionales de los mass media, si algo realmente caracteriza a las propuestas de Podemos es su moderación y adaptabilidad al sistema. Es decir, la mayor parte de lo que dicen puede enmarcarse en lo que sería el programa clásico de la socialdemocracia europea hasta los años 70: derecho a un trabajo y vivienda dignos, servicios públicos de calidad y redistribución de la renta a través de una fiscalidad progresiva.

Todo ello adornado con encendidas soflamas en contra de “la casta”, a favor de mejorar la calidad de nuestra maltrecha democracia, de “empoderar” a la ciudadanía (concepto etéreo donde los haya) y demás eslóganes similares de contenido ideológico bastante neutro y difuso. No hay ni rastro de propuestas verdaderamente rupturistas, como podría ser la negativa rotunda a pagar una deuda que los trabajadores no hemos generado.

Incluso el lenguaje está cuidadosamente estudiado: son transversales, no son de derechas, claro; tampoco de izquierdas; puede que mediopensionistas, vaya usted a saber. Todo ello resulta sorprendente considerando que Pablo Iglesias fue militante de las Juventudes del Partido Comunista o que el partido político que inicialmente vertebró Podemos fue Izquierda Anticapitalista (sucesor de la trotskista Liga Comunista Revolucionaria). Ocurre un poco como con esa derecha que se envuelve en celofán de centro-reformista.

El problema de todo esto reside en que, a base de rebajar el programa y evitar hablar claro (¡es la lucha de clases, idiota!), pueden acabar convirtiéndose en un nuevo PSOE (ya hay signos preocupantes, como el excesivo liderazgo de su mediático líder), que, de renunciar al marxismo, pasó a renunciar a casi todo, y de las chaquetas de pana a los consejos de administración del IBEX 35.

Así, de ruptura clara con el capitalismo parece que de momento poco, con el precitado riesgo de acabar siendo el nuevo partido “progresista” del sistema. Esperemos que, de llegar al poder, muestren esa vertiente revolucionaria que tanto parece asustar pero que, lamentablemente, resulta difícil de identificar.

¡Que vienen los comunistas!

Mauro Picatoste

Podemos es el Atlético de Madrid y Pablo Iglesias, el Cholo Simeone. Bien, ahora toca explicarlo. El duopolio del mundo del fútbol, ese eterno Barça y Madrid, esa saturación informativa de una arcada de Messi o de un nuevo peinado de Cristiano Ronaldo, encontró una tercera vía con el Atlético de Madrid y la Liga ganada la temporada pasada. Simeone empezó a ocupar portadas y se transformó en un icono de que lo alternativo existe. Se podía estar a favor o en contra de la forma de jugar del equipo, se podía desconfiar del discurso del entrenador argentino, pero desatascó las cloacas de un mundo, el del fútbol, demasiado polarizado.

De alguna manera, Podemos se ha convertido en una vía distinta, un camino diferente a la hora de votar o entender la política. Por supuesto, se puede criticar su discurso, demonizar la figura de Pablo Iglesias o, directamente, no votarlos. Pero el miedo que ha infundido la nueva formación política significa que los cambios asustan. Es curioso que, en un país que tiene como mal endémico la corrupción política, las críticas se centren en si lo que promete Podemos es posible, fanfarronería o populismo, como si los partidos existentes ahora cumpliesen sus programas electorales.

El “fenómeno” Podemos ha servido para algo: para saber qué tipo de país somos. En vez de llevarnos las manos a la cabeza por los procesos judiciales abiertos contra los políticos actuales, preferimos criticar a los recién llegados. Si se convertirán en esa “casta” que critican, se verá. Si sus planes económicos son inviables, también. De momento, han demostrado que las cosas se pueden hacer de manera diferente a como se hacen, aunque los haya que piensen que son el mismísimo demonio con coleta y discursos revolucionarios anti-sistema. No sé si ellos son los protagonistas de la regeneración democrática, pero lo que sé es que los que están ahora seguro que no lo son.

De momento, para completar la postal discursiva del actual político de corbata y gomina, sólo me falta ver a una anciana recorriendo las calles al grito de: “¡Que vienen los comunistas!”.

Podemos solo puede demoler

Miguel Ángel Malavia

Podemos no tiene mérito. Y lo escribo en su momento de máximo auge, a expensas de que, en un año, sea el partido imprescindible para conformar el Gobierno de este país. Pero no, lo suyo es ir a lo facilón: denunciar con estruendo los evidentes males de nuestra democracia. Dicen lo que una sociedad frustrada (con razón) quiere escuchar. Y ya.

Pero, ojo, cuando hablamos con tanta simpleza de que “el régimen del 78 ha muerto” y de que “hay que acabar con el Sistema”, ¿sabemos con plena consciencia qué reivindicamos? ¿Qué habría después de finiquitar el único período de convivencia democrática que hemos conocido, aun con todos sus males, en toda la Historia de España? ¿Quién va a construir nada que tenga en cuenta mínimamente la pluralidad en esta complejísima y siempre soliviantada sociedad? ¿Podemos miraría por todos?

Sí, ya sé que Podemos propone muchas cosas. En su web, afirma que su objetivo es “recuperar la economía, conquistar la libertad, conquistar la igualdad, recuperar la fraternidad, conquistar la soberanía, recuperar la tierra”. En definitiva, “construir la democracia”. Genial, pero, en la práctica, ¿por qué no lo demuestra? ¿Por qué no se presenta a las elecciones municipales de mayo? ¿Acaso teme que, con tantos posibles concejales, le salga algún corrupto y pierda credibilidad su discurso? ¿Y eso no es un cálculo electoral? La política real, la que marca la vida del ciudadano, comienza en los pueblos y ciudades. Pero, claro, toca trabajar en asuntos farragosos.

¿Merece la pena creer en una supuesta fuerza redentora que solo quiere perpetuarse como una utopía sin mancillar? En sus meses de vida, han hablado mucho (y muchos medios les han dejado su megáfono), pero, por ejemplo, ¿qué reforma de la ley electoral ha planteado para que el voto de cada ciudadano valga lo mismo? ¿O eso no es progresista? Lo siento, pero no me convence Podemos: me quedo en política con los que denuncian lo injusto, miran por todos y trabajan. Existen. No todo el “Sistema” está podrido.

Podemos, entre el descontento y la mayoría

Javier Moya G.

Ha entrado Podemos en la política española como un elefante en una cacharrería. Cinco eurodiputados y unos sondeos en los que la cosa se pone muy seria. Incluso en algunas comunidades autónomas ya serían la segunda fuerza sin tener aún candidato, estructura ni propuestas aprobadas. Y todavía hay tontos que siguen mirando al dedo: que si Venezuela, que si ETA y que si la abuela fuma. Porque Podemos ha conseguido acaparar el descontento con un sistema que huele muy mal y que se cae a trozos. Y cuando ese descontento se ha metido en una urna, los partidos tradicionales (no me gusta el término “casta”) se han puesto nerviosos.

Mientras escribo esto se están votando las propuestas éticas, políticas y organizativas de Podemos. La “casta” dirá lo que quiera pero esto de que la ciudadanía pueda votar desde los principios orgánicos hasta las propuestas políticas está a años luz de los dedazos aznarianos y las primarias en las que hay libertad de voto pero siempre gana el candidato de Susana Díaz.

Me parece un buen inicio. Aunque sólo sea porque han conseguido implantar un nuevo lenguaje en la política española y poner sobre la mesa asuntos vitales para el futuro de España como el pago de la deuda o la transparencia, que antes parece que no existían. Pero Podemos aún no ha conseguido nada. Habrá que ver si el terremoto que han provocado en la política española se debe sólo a la indignación o es capaz de articular una mayoría encargada de dar la extremaunción al sistema del 78.

Veo entre la izquierda una euforia desmedida. Es cierto que lleva demasiado tiempo huérfana entre la traición de los de la chaqueta de pana, un sistema electoral injusto y los errores propios (que han sido muchos), así que no es raro que ahora que parece que hay una verdadera alternativa se tiren las campanas al vuelo. Es el clavo ardiendo, uno muy arriesgado (ya sabemos cómo se las gasta el capital allí donde los gobiernos no se someten a sus dictados), pero de los pocos que merecen la pena.

Anuncios

18 pensamientos en “Podemos se organiza de cara a 2015

  1. Yo quiero que Podemos me aclare cómo va a evitar que, cuando llegue al poder, las grandes empresas de este país y la gente con las ideas más interesantes pongan pies en polvorosa. Cómo va a vender nuestra ya poco atractiva imagen al inversor extranjero. Y también quiero que me explique por qué toma como referentes ideológicos a países como Venezuela, con un Índice de Desarrollo Humano muy inferior al español, y no a Holanda o Dinamarca. En su reciente gira latinoamericana, Pablo Iglesias dijo de la tercermundista Bolivia de Evo Morales que era “un ejemplo para los pueblos del sur de Europa”. Agárrense los machos.

    Me gusta

  2. Voy a barrer para casa: hoy se ha presentado el Informe FOESSA (el más pretigioso de España, hecho por Cáritas) y me quedo con este dato terrible: en este país hay casi 12 millones de personas en situación de exclusión. No hablamos de situaciones genéricas. La corrupción es un mal y la mala gestión liberal, que ha fomentado las desigualdades, un hecho. ¿Quiere esto decir que urge un cambio radical del modelo? Sí. Aunque ahora viene en lo que yo difiero de muchos de vosotros: Podemos es denuncia y verborrea. Por ahora. Me fío más de quienes han demostrado que pueden ser decentes y constructivos. Que los hay. No, no todo está perdido.

    Me gusta

    • “Me fío más de quienes han demostrado que pueden ser decentes y constructivos”. Esto de demostrar, ¿cómo lo han demostrado? Entiendo que no te refieres a ninguno de los partidos del poder (léase PP, PSOE o IU). Entonces, ¿cómo lo ha demostrado ese partido si no ha estado en el poder para hacerlo? ¿No será que ese partido abusa también de la verborrea y de las promesas? Todos lo hacen hasta que tienen la oportunidad de demostrarlo. De hecho, la campaña electoral es el ejemplo perfecto de cómo hacer brindis al sol con las promesas. Te prometo que te pondré un piso en Triana, Miguel Ángel, pero luego, cuando te decidas por mi, me empezará a hacer más ilusión la vecina del quinto (que está muy waalaa).

      Me gusta

      • Juan, hijo mío, solo te hago una pregunta: ¿por qué conocemos hoy la marranada de las tarjetas opacas y, en general, la penosa gestión en Bankia? ¿No será porque UPyD presentó la querella que inició la investigación judicial…? Y no me tires de la lengua, que de esto vamos a hablar mucho en el próximo combate… Atento.

        Me gusta

  3. Lo que viene a llamarse Inmovilismo. Quedémonos con lo que tenemos pues lo que no conocemos, no lo conocemos, y ese abismo da mucho miedo. Y desde el 78 hemos vivido una democracia magnífica gracias a los políticos honorables que han cuidado de nosotros. ¡Esto es mejor que la dictadura! ¡No forcemos la máquina que nos comen y vuelve otro tirano! Mejor, dejemos las cosas como están, busquemos el bienestar y no pensemos demasiado, no vaya a ser que seamos felices de manera ajena al ciclo liberal. ¿Y si consiguiésemos un bienestar común? ¡No! ¡Eso se llama comunismo y es terrible!

    De ahí vienen las magníficas frases acuñadas durante la crisis y que tanto daño están haciendo a las personas. Frases como: “Me quedo con este trabajo de mierda porque veo que hay gente peor”. Y evoluciones como por ejemplo: “Niño, cómete esa mierda de perro que hay gente que no tiene nada que comer” y muchas otras que podríamos sacar de ese mal endémico que han ido metiendo en nuestras cabezas durante la mal llamada Transición. Los maravillosos políticos han ido haciéndose su hueco en nuestro cerebro y se han autoconvencido de que son lo mejor que nos ha pasado. De ahí que todos los Gobiernos hayan hecho lo que les ha salido del Arco del Triunfo. Desde Faisanes, hasta Gürteles, GALES, y etcétera. Porque, claro, con Franco estábamos tan mal que esto no es tan terrible. Demos gracias a quien corresponda de poder estar sin un dictador.

    Y así, llega un Podemos, y la gente se asusta. Porque a ver si vamos a perder el Estado del bienestar…ese que no tenemos salvo que consideremos estado del bienestar tener una casa en la que vivir o un supermercado al que ir a comprar la comida (Justo aquí podemos acuñar otra frase: “Si tienes una casa y puedes comprar comida es que vives en un estado del bienestar, ¡mira los niños de África que viven en la calle, sin zapatos y no tienen qué comer!”). Podemos ha surgido del hartazgo de la gente, porque estamos hasta las narices de que nos tomen el pelo y de que nos vendan que otra sociedad no es posible. Estamos hartos de que nos vendan que tenemos que elegir entre dos: EEUU O Corea del Norte. Y nos venden eso mientras juegan con nuestro dinero a su antojo, ya sea para quedárselo, enviarlo a Suiza o pagar las deudas contraídas por un banco. Vamos, que más vale malo conocido que bueno por conocer.

    Me gusta

  4. La deuda del Estado es de todos los españoles (trabajadores, no trabajadores y buscadores de trabajo), porque con su voto han delegado la responsabilidad de contraerla. Haberlo hecho en las personas equivocadas es una pena, eso sí.

    Me rebota bastante el debate en torno al modelo de Estado de Bienestar, o se está en contra o se está a favor. Menuda estupidez. El gran problema es el tamaño y alcance de ese Estado. Seguridad, justicia, educación básica y sanidad sin abusos. Para los que no carezcan de sentido común, eso es el Estado de Bienestar, y el de Supermegabienestar que se lo pague cada uno. Y si tu vecino lo alcanza y tú no, pues te jodes. Y si lo alcanzas, mejor para los verdaderos necesitados del buen funcionamiento del Estado de Bienestar porque muy probablemente, con tu seguro médico privado, tu fondo de pensiones privado y tu mayor tasa fiscal (sí, a día de hoy ya existe la progresividad real para la mayoría) estés liberando recursos muy valiosos para ellos.

    La realidad es que si Podemos accediese al poder la deuda del Estado aumentaría hasta cifras insostenibles, los intereses de la misma se dispararían, la fuga de capitales sería relevante y la inversión extranjera se tomaría unas vacaciones. Dentro del euro lo tendríamos bastante jodido para sobrevivir, y fuera hace mucho frío. Ayer escuchaba a Pablo Iglesias haciendo una regla de tres que deben de enseñar profesores keynesianos en la ESO: “Si pagas mayores salarios mínimos la gente consume más en el bar y la economía crece”. Aaaha, profundísimo. Me pregunto si ese dinero del bar también va a financiar I+D, o sin con él van a crearse nuevas empresas competitivas que impulsen el crecimiento de manera sostenible y generen empleo de calidad.

    Delegamos la responsabilidad de contraer una deuda excesiva en los políticos, y con Podemos, como solución decidimos determinar que esa deuda no es nuestra porque ahora vamos a tener un nuevo gobierno que va a contraer una deuda todavía más grande y cara en nuestro nombre. Pero eso sí, esta vez, por fin, para cositas buenas y productivas. ¡Ja, ja! Perdonen la risotada, pero sí, efectivamente, me descojono. Yo invito a los españoles a ser valientes y afrontar el futuro buscando soluciones definitivas en el único sitio donde las encontrarán: en ellos mismos. Para los pocos que no lo consigan siempre quedará el Estado de Bienestar, pero no asumamos la derrota sin haber batallado.

    Me gusta

    • 1 La deuda (al completo) no la han contraído los españoles, parte importante la ha contraído gentuza que pasándose por el forro de los cojones sus promesas electorales, han delinquido. Por otro lado, lo que dejaban la pasta también sabían que había una prima de riesgo, es decir, RIESGO a no cobrar.

      2 Creo que tienes un problema en diferenciar derechos y privilegios. Te explico, los derechos son aquellos servicios a los que tienes acceso, tanto si tienes pasta o curro como si no. Tanto si eres milloneti como si eres el panadero de la esquina. Son derechos ciudadanos, desasociados al nivel adquisitivo. Los privilegios sí que dependen de tu cash. Yo entiendo que alguien con algo más de pasta quiera ir a la Sanidad Pública y no tenga que depender de los precios de mercado de Sanitas.

      3 Hay un pensamiento vírico basado en la fe y la repetición de que la riqueza de las naciones se basa en empresazas que dan lo que le sobra a los vagos de sus curritos y en la pasta de bancos extranjeros. Y que si no chupamos pollas alemanas nos van a dar por culo pollas alemanas. Pues muy bien. Yo creo que se puede virar a una economía más cooperativa y menos dependiente de la erección de los alemanes.

      4 La comparación de P Iglesias es de coña. Estoy contigo.

      5 Podemos no será la salvación del país, la única salvación está en que tú y yo (gente normal) nos pongamos a plantearnos estas cosas y tomemos juntos una solución.

      Sin acritud Juan Llona. Un abrazo siempre y siempre con respeto.

      Me gusta

      • 1. Efectivamente. Asumen el riesgo a no cobrar. Luego a ver quién es el bonico que les pide dinero otra vez. Yo prefiero que se pague esa deuda. No sé, me da que con el dinero ese del bar no llega para mucho.

        2. No tengo ningún problema en diferenciar privilegio de derecho. Lo que tengo claro, a estas alturas, es que prefiero una sociedad que ve ciertos derechos como privilegios a una que se enroca en tratar de conseguir que ciertos privilegios se conviertan en derechos (un clásico entre nuestros políticos, por cierto).

        3. No sé qué te han hecho los alemanes últimamente, pero prefiero su modelo al de Argentina. Además, España es un país de PYMEs. Al contrario de lo que pudiera parecer, las grandes multinacionales no tienen tantísimo peso en nuestra economía.

        ** Perdonad faltas de ortografía y frases incoherentes, que seguro las hay. Es complicado escribir desde un teléfono

        Me gusta

    • Voy a empezar por el final de tu argumentación, Juan. Precisamente para mucha gente el atractivo de Podemos radica en que es la opción que les permite batallar contra tanta basura y contra esas reformas que nos encaminan a que, al contrario de lo que dices, no nos quede ni el Estado de bienestar. Porque a eso vamos. Estoy contigo en que quien quiera sanidad o educación privadas se las pague de su bolsillo y las disfrute. Perfecto. Lo que no es de recibo es que quien no se lo pueda permitir tenga que estar en una cama de hospital en los pasillos de Urgencias o con sus hijos estudiando en barracones con los abrigos puestos en invierno. Porque el Estado de bienestar es desde los años 80 la china en el zapato del neoliberalismo, el sparring al que se golpea usando un argumento que tú mismo has utilizado: el de relacionar los servicios básicos con el abuso. Que lo habrá, probablemente. Que sea suficiente para desprestigiarlo, no lo creo. Que se podría gestionar mejor, seguro.

      Alucino mucho con todos los que habláis del apocalipsis económico que se produciría en España si Podemos gana las elecciones. Y no porque lo dude. Seguro que sería así. Lo que me choca es que habléis de ello con esa naturalidad, como si fuera lo que tiene que pasar porque eso se llama chantaje. Y, como ya menciono en mi artículo, desgraciadamente la historia nos ha dado bastantes casos de gobiernos boicoteados por los poderes económicos por no aceptar ese chantaje. Lo que realmente me impacta es que eso os parezca normal. Es decir, que a la gente se le diga: “ojo con lo que votáis que esto es una democracia pero sólo mientras votéis a quienes permiten forrarse a los forrados”. O sea que asumís el secuestro de la soberanía popular, así, por las buenas. Y, como te digo, tengo claro que eso podría pasar y, sin embargo, creo que aún así merece la pena.

      Yo no soy economista, pero coincido en que la metáfora del bar resulta bastante simplista. Sin embargo, cuando hablas de financiar I+D o tener empresas que “generen empleo de calidad” no creo que estés usando como modelo a España para ninguna de las dos cosas.

      Para acabar (ya que he empezado por el final acabaré por el principio), eso de que la deuda es de todos los españoles habrá que verlo. Habrá que ver qué cantidad se ha destinado a cubrir los gastos del Estado y las CCAA y qué cantidad ha ido a alimentar esta cleptocracia.

      Un saludo.

      Me gusta

      • ¿En qué sociedades funciona mejor el Estado de Bienestar?: 1. En aquellas a las que les ha tocado la lotería (a Noruega le tocó la del petróleo por ejemplo) 2. Las economías de mercado. Siendo 1 y 2 no excluyentes. Nadie secuestra a nadie. No creo que el Estado secuestre a nadie por subir los impuestos, por bajar las primas a las renovables o cambiar la regulación y hacer un roto en las cuentas de alguna eléctrica. Son las reglas del juego, que no es perfecto, y del que muchos se han aprovechado.

        Me llama la atención la obsesión con que otros se forren. Bill Gates y Steve Jobs está y estaba forrados, pero gracias a ellos podemos estar teniendo esta discusión en tiempo real desde dispositivos que nos hacen la vida mas fácil. Y además, ¡sí!, han creado empleo de calidad. Me da igual que su patrimonio ascienda a más de 40.000Mn por barba. Suyo es, y deberíamos estarles agradecidos. No conozco una fuente de progreso de esa magnitud financiada por Estados.

        Pero claro, el problema es que hay gente que de manera justa se forra… Obviamente sobra decir que no me refiero a ladrones y corruptos (empresas o personas físicas). No podemos caer en la tentación de juzgar el modelo en su totalidad únicamente por sus miserias.

        Me gusta

  5. El poder corrompe y quién lo posee rara vez lo suelta si no es por la fuerza. Si PODEMOS se asienta como partido bisagra de cara a las generales me quedaría anonadado. PP y PSOE arrastran tantas heridas de corrupción que solo hace falta sentarse con las manos limpias a esperar que se desmayen. Desde luego, PODEMOS es un toque de atención a los partidos progresistas además de un inteligente y oportuno fenómeno.

    Me gusta

  6. La lucha de clases no explica cualquier situación social, y no soluciona ni da respuesta por si sola a todos los problemas que se plantean en España. Es ùtil en ocasiones pero no puede ser un dogma ni el tamiz por el que pasar cualquier solución o idea. Claro que si le decimos esto a un marxista nos dirà que tenemos desviaciones burguesas, el equivalente al hereje del catolicismo. Sin embargo no acabo de entender esto de Podemos. Cada día soy mas lento, porque para mí son claramente de izquierdas, que lógicamente no tiene que ser necesariamente marxista, un concepto posterior al nacimiento de la izquierda.

    Me gusta

  7. Una clase trabajadora, un partido, un líder. Y a quien ha querido que Podemos sea Podemos, como Pablo Echenique, lo han echado a un lado, en concreto a la cuneta y con un piolet clavado en la cabeza.

    Y Podemos perdió la inocencia…

    Me gusta

  8. Nuestra clase polìtica da pena y en buena lógica su respuesta (podemos) no es mucho mejor.Por supuesto todo ello a imagen y semejanza de la sociedad española.La única solución para los que tenemos la suerte se ser periféricos empieza a ser la independencia…

    Me gusta

  9. el día a día de un ciudadano que no es de izquierdas ni de derechas:

    El otro día me desperte con el pie ciudadano (porque no soy ni de izquierdas ni de derechas) y me tuve que duchar con agua templada (tuve que poner el grifo justo en medio, detesto las dicotomías) aún así no logré mojarme.

    luego de camino al trabajo atropellé unos cuantos trabajadores porque no puedo andar girando el volante, eso de la izquierda y la derecha es un tema anticuado y carca, los ciudadanos afrontamos nuestros problemas de FRENTE.

    en el trabajo estuvimos hablando de política, y casi todos me dieron la razón porque dije cosas de sentido común. Da gusto decir cosas de sentido común, hasta mi jefe estaba de acuerdo conmigo y eso que él sí que es de derechas (pero bueno, cada uno es cada uno).

    a la vuelta a casa, usé el sentido común y volvía a conducir en linea recta, sin girar ni un ápice en ninguna dirección. por algun motivo un coche magenta iba a rebufo mío, haciéndome señas, su conductora muy cabreada porque no lograba adelantarme. Cuando vi que me adelantaba por mi derecha metí la cuatro, la cinco y la sexta y la dejé a dos kilometros a la pobre.

    y así un dia tras otro. qué cosas.

    Me gusta

  10. Venga, me tiro a la piscina… ¿Qué ofrece de nuevo Podemos que no haga, desde hace siete años, UPyD? ¿UPyD tiene algún imputado en estos años de vida? ¿Ha entrado en algún consejo de caja de ahorros? ¿No ha presentado, por contra, la querella que desmontó la escoria en Bankia? ¿No elige todos sus candidatos en elecciones internas? ¿No renuncia a entrar en el cachondeo de politizar la Justicia y no entra en el juego de trapicheo de cargos en los órganos judiciales? ¿No renuncia a aceptar concejalías y consejeros a la hora de apoyar, sin más, a la lista más votada en todas las administraciones? ¿Qué se le puede achacar para ser tachada de “casta”…?

    Me gusta

  11. Comunicado de PODEMOS

    Ha ganado el líder (ahora Gran Líder) con el 80% de los votos en todas las propuestas.

    Este es el comunicado del Equipo Técnico:
    • Se prohíben a partir de ahora las palabras Iglesias y Pablo en las conversaciones en la calle o plazas públicas.
    • Se suministrará un ticke a todos los ciudadanos para ir a la peluquería y quitarse la coleta o verificar que no la tienen en comisaría. Sólo el Gran Líder puede llevar coleta.
    • Se arrancará de los índices de los libros escritos desde 1984 el nombre de los autores y se sustituirá por el de Pablo Iglesias, el Gran Líder. (se abstiene de esta medida los libros de cocina, que cambiarán la autoría por la de Carolina Bescansa)
    • La jornada laboral se reduce a 35 horas semanales.
    • Los días pasan de tener 24 horas a 20 horas.
    • El laicismo es ahora la religión oficial, por lo tanto los domingos dejan de ser festivos.

    Seguirán llegando noticias.

    ¡Viva el Líder!

    ¡Viva el Líder!

    ¡Viva el Líder!

    (muy buenos pújiles todos)

    Me gusta

  12. Ayer pasé por una asociación de vecinos de mi barrio y estaban reunidos muchos miembros del círculo de Vallekas, que como os podéis imaginar,no son pocos. Esa forma de hacer política, tan democrática y cercana,parece que le da miedo a las élites. Igual este partido está cambiando las normas. Normas que hasta ahora,parecían establecidas e innamovibles.
    Por eso, mi voto ha sido para Javier Moya,porque comparto con él esa visión de cambio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s