La viabilidad del programa económico de Podemos

El sábado 31 de enero Podemos llenó las calles del centro de Madrid en su Marcha por el Cambio. En un año clave, con dos citas electorales, el partido de Pablo Iglesias se dio un baño de masas para defender su apuesta por el cambio. Una apuesta que pasa de manera fundamental por las reformas que propone el programa económico elaborado por Vicenç Navarro y Juan Torres. Esta semana tres expertos en economía se ponen los guantes para intercambiar golpes sobre la viabilidad del programa económico de Podemos.

combate_18

 

PUDIMOS y sus propuestas reformistas

Borja Palacios

Pues sí señores, habrá que reconocerlo, los facciosos de 13TV van a acabar teniendo razón: esta peña de PUDIMOS puede que ya sean casta. Y no lo digo por los millones de Monedero o las becas ad hoc para Errejón, me baso en el más que moderado programa económico que han presentado en fechas recientes. Programa económico que les postula para convertirse en el recambio socio-liberal del sistema (la vacuidad de Pedro el Guapo es tal que a su lado ZP parece un estadista de talla mundial).

Reconozco que su diagnóstico es aceptable, al citar como uno de los detonantes de la situación actual la impagable deuda pública generada en gran medida para salvar a los banqueros que casi hunden el sistema financiero. Lamentablemente, las propuestas que siguen a dicho análisis son cuando menos descafeinadas.

Vayamos a lo concreto. Cuando a principios de 2014 se presentó el manifiesto Mover ficha, PUDIMOS defendía propuestas económicas rupturistas: negativa a pagar la deuda ilegítima, jubilación a los 60 años o renta básica universal. Meses después poco queda de todo aquello: mera renegociación de las condiciones de pago de la deuda, jubilación a los 65 años o una indescifrable “renta mínima garantizada”. Más aún, han desaparecido las referencias a la eliminación de las ETT, la prohibición de los despidos en las empresas con beneficios o la socialización de las empresas energéticas.

En definitiva, se han aparcado las aristas más difícilmente digeribles por el sistema para ganar en respetabilidad (y votos, ya que puestos en la poltrona estaremos muy agustico). Volviendo al inefable ZP, lo que ahora propone PUDIMOS no es tan distinto de lo que el vallisoletano-leonés hizo para tratar de salir de la crisis: keynesianismo “de izquierdas” (inversión pública, reforma fiscal y regulación financiera, para aumentar la demanda y, en consecuencia, la actividad económica). ¿Recuerdan cómo acabó todo aquello?

Ayyy Pablemos, tú, que todo lo sabes, recuerda que la renuncia al programa de máximos muchas veces pasa de ser una cuestión táctica a algo estructural que te penetra y te convierte en otro casi sin darte cuenta.

Buen diagnóstico, prudencia e ingenuidad en las propuestas

Tte. Giovanni Drogo *

Es difícil estar en desacuerdo con los autores en el diagnostico que hacen de la situación. El problema está en las medidas que se pueden llevar a cabo para impulsar el crecimiento de la economía española y, sobre todo, acabar con las elevadas tasas de paro.

Aquí Podemos es prudente. Una y otra vez advierten de las dificultades que supondrá revertir la situación actual. Ante un panorama así no podemos recurrir a la Economía como una ciencia, tal y como a veces parece que pretenden los autores del documento. Porque la Economía no es una ciencia sino, posiblemente, lo más alejado de ella, un compendio muy elaborado de ideología al servicio de unos intereses. Y esto es válido claramente para los denominados “neoliberales” que han hegemonizado durante las últimas décadas el discurso. También puede, y debe, ser válido para las nuevas propuestas que surjan al socaire de la crisis. Porque la economía es política.

Si lo anterior es cierto, el problema central de cualquier propuesta económica que intente revertir el “orden existente” es de correlación de fuerzas. La pregunta que se debe hacer cualquier grupo político en este sentido es no solo la de qué debe hacer sino, más importante, ¿cuento con las fuerzas necesarias para ello?

Pongamos el ejemplo la deuda de las familias y del Estado. El diagnostico y las propuestas del documento de Podemos son irreprochables. Se cita al gran halcón alemán Hans-Werner Sinn, que acepta que hay que reestructurar la deuda de muchos países, como aval a sus propuestas. Y no es solo Sinn el que mantiene esa posición, pero en este tema, como en casi todo lo relacionado con el poder, lo importante no es qué se dice sino quién lo dice. Que los grandes acreedores acepten una quita de la deuda negociando con Podemos, dándole así una baza política de primer orden y privándose de un arma de gran poder coactivo, parece poco realista.

Es una ingenuidad pensar que explicándoles bien a los ciudadanos de dónde viene la deuda, su carácter injusto, su daño al crecimiento, los ciudadanos disculparían y aceptarían lo que los autores ven venir, mayores dificultades para el endeudamiento de España y, probablemente, un encarecimiento (y crecimiento) de su deuda y, como derivada, un mayor estancamiento. Esto, aunque lo comprendiesen los ciudadanos, que no lo comprenderían, nos devuelve al tema genuino de la política. El del poder y la correlación de fuerzas.

* Tte. Giovanni Drogo es economista

Podemos sin Podemos

Juan Llona *

El Proyecto económico para la gente de Podemos es toda una declaración de buenas intenciones a la que me apunto. ¿Por qué no? A mí también me gusta ver de vez en cuando el videoclip de Imagine y soñar. Por suerte o por desgracia, la realidad social española no se mece a ritmo de piano, somnolienta y envuelta en cortinas de lino blanco. Más bien todo lo contrario. De hecho, ya experimentamos ese letargo durante los años de burbuja, cuando vivíamos en catarsis continua.

Podemos nos propone una ruptura del actual modelo de convivencia, pero la radicalidad de sus planteamientos técnicos no es lo que más me preocupa. Lo más grave es la “sutileza” con la que pretende que, de la noche a la mañana, los ciudadanos rindamos pleitesía al Estado. Este proyecto económico se viste de abuelita para exonerar a los ciudadanos de toda responsabilidad por lo sucedido durante los años previos a la crisis, para que no maduren, para que no aprendan de sus errores, para que se sientan pequeños, indefensos, débiles, para que no se les ocurra levantar el vuelo gracias a su esfuerzo, para que no puedan llegar a casa orgullosos de lo que han conseguido para sus familias. Para que se arrodillen ante el Estado salvador entregándoles su libertad y, sin saberlo, mucho más.

Las fuerzas del mercado nos han despertado con virulencia. Nos han devuelto a la realidad. Podemos nos ofrece una alternativa: eliminarlas para que jamás despertemos del dulce sueño en el que quiere hacernos vivir. Promete que la nueva burbuja jamás pinchará. Parece decir: “Si es necesario, nos olvidaremos de Europa, de Estados Unidos, de los bancos. ¿Quiénes son para decirnos qué deuda debemos pagar y en qué condiciones? Los empresarios rebeldes que quieran maximizar sus beneficios que se instalen en otros países, porque en España sólo aceptaremos emprendedores que busquen maximizar el bienestar social tal y como lo entiende Podemos. El Banco Central perderá su independencia para que podamos financiar las necesidades del Estado, creando dinero a nuestro antojo. Y si esto introduce desequilibrios con el resto de economías mundiales, nos atendremos a las consecuencias. ¡Qué atrevimiento, darnos recetas!” Y así hasta quedarnos solos. Bueno, junto a un par de países amigos cuya historia nos puede mostrar lo que nos esperaría.

Me parece bastante hipócrita cargar toda la culpa a políticos, empresarios e instituciones. El que la hizo que la pague en su justa medida. Sea ministro, obispo, infanta, albañil, banquero, parado o un menda. Cuando el crédito fluía desmesuradamente y las casas subían a doble dígito año tras año, yo no salí a la calle para protestar por lo insostenible de la situación. ¿Y tú? No lo olvides, los políticos y las instituciones están a tu servicio; y gracias a este muy mejorable modelo de sociedad, la solución a tus problemas en tus manos. Podemos sin Podemos.

* Juan Llona es gestor de fondos de inversión

Anuncios

14 pensamientos en “La viabilidad del programa económico de Podemos

  1. No entiendo bien… La cosa era criticar a Podemos, que sabíamos que iba a pasar. Primero, por ser unos comunistas empedernidos; después, por meterse el rabo entre las piernas y no ser tan revolucionarios. A la sombra del foco sobre ellos, queda lo importante. ¿Qué ofrecen los demás partidos? Es decir, los dos grandes venidos a menos no aportan nada que no sea lo que nos ha llevado a esta situación, y las alternativas menores (por resultados de encuestas) tampoco parece que afinen en la realidad. Es decir, nadie aporta ninguna solución novedosa ni real que certifique la solución al problema.

    A mí Podemos me la trae bastante floja, sinceramente, pero tampoco creo que sean el diablo ni que digan chorradas, ni en sus afirmaciones ni en sus soluciones. Además, tengamos en cuenta que ni ellos ni nadie tendrán la llave exclusiva para solventar la crisis. Será, el que viene, un Gobierno de coaliciones, de acuerdos, de minorías; ninguno gobernará a sus anchas. Y lo decía mi profesor de Derecho Constitucional, Roberto Blanco Valdés: la mayoría absoluta mata a los gobiernos.

    A lo que voy, referente al debate, es que cada día me parece mejor que aparezcan partidos con ideas distintas, más o menos realistas, más o menos efectivas. E incluyo a Ciudadanos, que tan alejado está del foco mediático que parece que no nos damos cuenta de que tiene un discurso muy correcto pero que parece salido de 1995. Vamos, que ya he escuchado sus propuestas.

    Entiendo que todas las ideas se mezclarán en una batidora, en un brain storming político del que podría salir la solución. ¿Por qué no?

    Me gusta

  2. Decía el genial Winston Churchill que el político debe ser capaz de predecir lo que va a ocurrir mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido. Bien. Conozco la propuesta de debate, que no programa económico (matiz importante), que han elaborado a lo largo de 68 páginas los economistas Vicen Navarro y Juan Torres. En una primera impresión ,me ha venido a la cabeza aquella máxima archiconocida de que el papel lo aguanta todo. En esa propuesta de debate -no programa económico, insisto- se dicen muchas cosas. Una me suenan bien (quién puede oponerse a una mayor justicia social) y otras no tanto (cómo llegar a una mayor justicia social). Los propios autores reconocen que el documento no es un programa de gobierno sino un punto de partida para que expertos de dentro y fuera de Podemos le den un contenido más concreto. O sea, a efectos de qué opinan y qué quieren los líderes de Podemos, no sabemos todavía nada. Y en esas estamos. A mí el documento me parece un brindis al sol, irrealizable en muchos aspectos y en otros muy preocupante en caso de llevarlo a cabo puesto que nos empobrecería más a medio y largo plazo. Además de no compartir todo lo que se refiere al sistema financiero (la receta es crear entidades públicas), ya que parte de un error importante (en España lo que no ha quebrado es el sistema privado sino el público, no lo olvidemos), insiste en recetas como las 35 horas (nefasto donde se ha implantado, como en Francia) o aumentar impuestos. Y como premisa para el debate señala que hay que crear demanda efectiva e ingresos para poder crear empleo o mejorar la gestión pública y aumentar los ingresos del Estado. Naturalmente, como decía, el papel lo aguanta todo. Quién puede oponerse a esto. Lo complicado es ponerlo en práctica. Yo solo conozco una receta: facilitar al emprendedor para que nazcan nuevas empresas y posibilitar que el dinero esté en el bolsillo del ciudadano. Si hay empresas hay impuestos y si hay clases medias hay dinamismo y crecimiento económico.. No le tengo miedo al mercado, al contrario, siempre que el mercado esté regulado por leyes que permitan la justicia social. Pero si no hay mercado difícilmente podemos prosperar. Y el Estado no es, precisamente, un buen empresario. Estoy, con Churchill: el defecto inherente del capitalismo es la desigualdad en la distribución de los beneficios, mientras que el defecto inherente del comunismo es la igualdad en la distribución de la miseria. Prefiero la reforma del capitalismo a acabar en la miseria.

    Me gusta

  3. Gran debate, sí señor. Empezando por el realismo de Juan Llona al reclamar que no nos podemos dejar caer el brazos de Papá Estado para que este nos lo resuelva todo (eso jamás en toda la Historia ha funcionado), continuando por la visión de Giovanni Drogo al reflejar que hay fuerzas de élite que no están dispuestas a que el statu quo que les beneficia cambie y terminando con Borja Palacios y su certero hachazo al denunciar que, ante la perspectiva del poder, Podemos ya es Pudimos… Por cierto, claro que “compro” muchas de esas propuestas iniciales de Podemos, pero hay una que me preocupa: la de prohibir que las empresas con beneficios puedan despedir a nadie. Me explico: es una hijouputez que eso suceda, pero ¿prohibir? ¿No sería más ecuánime eliminar cualquier tipo de subvenciones públicas a esas empresas golfas y beneficiar a las excelentes? Es que volvemos al principio: yo no quiero que haya un Papá Estado.

    Me gusta

  4. No he escuchado o leído nada que me demuestre que la deuda es impagable. Se ha repetido mucho eso sí, pero eso no lo convierte en verdad.

    No creo que sea casual que tengamos los dirigentes que tenemos. Podemos ir a mejor pero no es tan fácil como votar a Podemos.

    Me gusta

    • Yo, repito, soy un analfabeto en conocimientos económicos pero se me hace difícil de imaginar cómo se puede pagar una deuda que ha pasado en 8 años del 35 % a casi el 100 % del PIB. Ya hemos visto cómo la deuda es más útil para algunos acreedores cuando no se puede pagar que cuando se paga. Al fin y al cabo es un instrumento brutal de presión sobre los países.

      Me gusta

  5. Me produce verdadera urticaria los comentarios de turno. “a que no te quejabas cuando especulabas con ocho viviendas, eh? obrerete de mierda? pues ahora te jodes y pagamos todos el pato, tanto el albañil como el banquero (risas enlatadas)”

    Pues dos cosas te voy a decir compañero, no tiene la misma responsabilidad un banco que un individuo, no es lo mismo poseer millones y decidir a quién prestárselos que tener que arrastrarse hasta un banco para pedir una hipoteca.

    No es lo mismo una asociación delictiva cargada de técnicos y abogados (definición de lo que es un banco) que un trabajador buscando financiarse su primera vivienda.

    Teniendo esto en cuenta, todavía no he visto banqueros siendo apalizados por la policía mientras les echan de sus casas, ni teniendo que llevar a sus niños a comedores sociales, lo de pagar el pato todos juntos no está ocurriendo, simplemente está pagando la clase trabajadora. Con sus impuestos y con su trabajo.

    Los políticos y las instituciones no están a nuestro servicio. ¡Basta ya de barata demagogia! Los dos únicos políticos de cierto renombre que se han puesto de lado del pueblo lo han hecho de una manera totalmente oportunista y han sido echados a patadas. Me estoy refiriendo al candidato Carmona y la “rompe-moldes” Beatriz Talegón y a sus respectivos acercamientos a la plataforma de afectados de la hipoteca.

    Las únicas instituciones que han hecho un ligero guiño a los estafados por bancos, preferentes e hipotecas son los jueces y de poco o nada ha servido. Sólamente para aumentar la pataleta.

    ¿Cuándo empezaremos a ver la política como lo que es; una verdadera lucha de intereses?

    Pagar más impuestos, bajarlos, pagar la deuda, declarla ilegal, cada una de estas medidas responde a los intereses de unos u otros grupos. Es una cuestion de interesés y no una cuestión de justicia o de “sentido común” como le encanta decir a Pablo Iglesias.

    Un “emprendedor libre ciudadano responsable” que venda productos en España estará deseoso de no pagar la deuda porque esto aumentará el mercado interior, un “emprendedor libre ciudadano responsable” que tenga deuda española no lo estará.

    Un “ciudadano libre que decide trabajar por menos de 600 euros porque él lo considera maravilloso” es muy probable que prefiera no pagar esa deuda con sus impuestos, y posiblemente sus intereses no sean ni los del emprendedor 1 ni los del emprendedor 2.

    Saludos y buen cuadrilatero.

    Me gusta

    • Sí, compañero, con insultos incluidos. Eso es justo lo que he escrito. Hay que joderse. Lo de la justa medida de las cosas no lo escribo por escribir. Y sí, me reitero, ese obrero que especuló con ocho viviendas que tú conoces, de ser así, no es víctima más que de su propia avaricia.

      Yo tengo plena confianza en que el Estado de bienestar ofrezca soluciones para los más desfavorecidos, verdaderas víctimas de la situación actual. Y por supuesto que se debe exigir a nuestros gobernantes que así sea.

      No me intimida para nada el poder mediático que nos enseña los casos más escandalosos o en los que el enfrentamiento o la negociación es más violenta.

      A mí lo que me produce urticaria es pensar que hay gente que piensa que lo de pagar o no la deuda es un tema de preferencias y no de principios. Y claro, de aquellos barros estos lodos.

      Me gusta

    • No estoy de acuerdo, Alberto. Creo que teniendo en cuenta que el objeto de debate era el programa económico de un partido político, los arriba firmantes han peleado con sobrada frescura, con punch. En algún combate anterior sí que pude leer algún artículo realmente somnífero.

      Donde las dan las toman, que dice el refrán castellano…

      Me gusta

  6. El próximo gobierno de España, sea del color que sea, va a tener un problema con la deuda. Podemos ha explicado cuáles son sus planes al respecto. Yo estoy esperando a que lo hagan el resto de partidos. También PPSOE deberían decir si pretenden seguir como hasta ahora, engordando una deuda ya impagable e hipotecando generaciones y generaciones. Yo quiero saber qué pretenden al respecto.

    No he leído todo el programa ni mis conocimientos de economía están a la altura de los púgiles pero coincido con Giovanni Drogo en que parece un compendio de buenos deseos con poca concreción. Igual que a Borja, hay propuestas que se me quedan cortas, pero también soy consciente de que la película cambia mucho de ser una fuerza que aspira a sacar representación a lo que las encuestas dicen que puede sacar Podemos.

    No creo que todos seamos igual de culpables de la crisis, ni siquiera “en su justa medida”. Admito que todos tenemos una parte de culpa por haber puesto a los zorros a cuidar del gallinero y habernos echado a dormir pensando que las gallinas estaban a salvo. Creo que en esta sociedad el nivel de culpa de la crisis es inversamente proporcional al precio que se está pagando por ella.

    Me gusta

    • La culpa está mal repartida y es muy puñetera. Ayer, hicimos de un vil un “molt honorable” y hoy, del ciudadano común un esclavo de las circunstancias.

      “Cómo lo pasemos con el dinero prestado de Papa Europa?… ya, si eso, que lo devuelvan los siguientes y que nos quiten lo bailao.” (Premisa filosófica imperante durante finales del siglo XX en España)

      Me gusta

    • ¿Echado a dormir? No, no. La gente, alguna gente, estaba bien despierta. Calculadora en mano (por primera vez en sus vidas para muchos), intentando hacerse una idea de cuánto ganarían en seis o doce meses con la estupenda operación que acababan de cerrar. Y estos son también culpables, en su justa medida por supuesto, y por colaboración necesaria, del abuso de las preferentes y otras putadas varias.

      ¿La deuda española es impagable? ¡Qué va! Lo es si nos quedamos de brazos cruzados esperando a que venga Dios con coleta o sin ella y ponga orden en el gallinero.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s