Abril, el mes de las series

Hagan hueco en el sofá, preparen café, palomitas o pizzas y apaguen las luces. Porque este abril de 2015 llega cargado de series. Desde que empezó el mes, salimos a más de un estreno de temporada por semana: Juego de tronos, Mad men, The Americans, Sons of Anarchy, Louie, Vikings… Los seriéfilos van a tener que hacer horas extraordinarias para estar al día. Esta semana tres púgiles se ponen los guantes para defender las que, a su juicio, son las series más interesantes de los últimos tiempos.

combate_27

 

La perfecta factura de True detective

Javier Moya G.

Ocho capítulos, ocho. Y True detective ya ocupa un puesto muy destacado en mi ranking de series imprescindibles. Desde que empiezan los créditos y suena la primera nota de Far from any road te invade una atmósfera muy particular. True detective es un monumento a la perfección técnica. Nada está dejado al azar, la estética es tan impecable que consigue inquietar al espectador mediante un simple plano. En eso me recordó a Twin Peaks. El desasosiego de la América profunda, pobre y supersticiosa se refleja de forma magistral en True detective. Vamos, que uno nunca ha estado en Luisiana pero se hace a la idea de la idiosincrasia de algunos de sus habitantes. Pero sin duda, el punto más fuerte de esta serie es su guión. Unos diálogos brillantes y con el ritmo adecuado en cada momento para ir dosificando la información que compone el puzle final de dos personajes atormentados y las circunstancias que les rodean. Dos personajes redondos y brillantemente interpretados por un descomunal Matthew McConaughey y un muy notable Woody Harrelson.

Pero resulta que cuando tiene que haber acción también la hay. Y de la buena. No aparece hasta la mitad de la serie pero no defrauda ni un poquito. Sin ser la típica serie policíaca con tiros y persecuciones en cada capítulo, True detective consigue unas escenas de acción realmente brillantes. La trama sigue los patrones clásicos del género negro aunque muy bien enmarcada en el momento y el lugar en los que se sucede la acción. Si hubiera que buscarle una pega que baje la nota al 9,5, ese es el final de la temporada. No defrauda pero quizá es demasiado místico para mi gusto. Aún así, tampoco empaña esta pedazo de serie.

Hasta junio no se estrenará la segunda temporada, de la que hace pocos días pudimos ver un adelanto. Nuevos personajes, incluida una protagonista femenina, nuevo reparto (con Colin Farrell), nueva trama y nuevas localizaciones. La ventaja de que cada temporada cuente una historia independiente, es que no hay necesidad de estirar personajes artificialmente ni de inventar tramas que corran el riesgo de parecer repetitivas. El inconveniente es que el listón de la primera está muy alto y hay que estar a la altura.

Soy realista. Desde que terminé de ver Los Soprano sé que probablemente nunca volveré a ver una serie igual o mejor. Sin embargo, ojalá encuentre muchas que me sorprendan tan gratamente como True detective.

La pica en Flandes del Ministerio del Tiempo

Miguel Ángel Malavia

Si me preguntan por una serie actual que considere que haya marcado un hito de especial relevancia, podría enumerar distintas extranjeras que me apasionan: Homeland, Black Mirror, Juego de Tronos… Sin embargo, con toda la intención del mundo, voy a proponer una española emitida en TVE, la pública, la de todos. Hablo de una serie que ha seguido la senda que inauguraran los Alcántara con la emblemática Cuéntame cómo pasó y que han ahondado, en los últimos tiempos, Isabel (que será culminada, estoy seguro, con Carlos), Víctor Ros o Prim, el asesinato de la Calle del Turco. Hablo, claro, de Ministerio del Tiempo. Es decir, pedagogía, creatividad y humor, mucho humor.

Con gusto y calidad a raudales, las otras series nos han regalado a los aficionados a la Historia la oportunidad de bucear en episodios esenciales para llegar a lo que hoy somos como país. Y, aún mejor, a los menos conocedores de nuestro devenir nacional les ha picado el gusanillo por conocer qué hicieron personajes como Cisneros, Serrano o Sagasta. Pero la novedad con Ministerio del Tiempo es que permite jugar en un mismo espacio con todas las épocas. Así, de una semana a otra, los ministéricos podemos disfrutar con las andanzas de Lope de Vega, el Lazarillo de Tormes, Franco o Torquemada. Y no solo eso, sino que la Historia en sí queda a un lado para dar lugar a la ensoñación, imaginándonos cada cual cómo sería nuestro hoy si determinados hechos hubieran acontecido de otro modo. A lo Tarantino con Malditos Bastardos, siempre dan ganas de que, efectivamente (ojo, Spoiler), a Hitler le hubiera desfigurado la jeta un cargador de balas danzarinas, con todos los jerarcas del III Reich ardiendo en un teatro.

Aparte, si hay algo que me chifla de Ministerio del Tiempo es la revolución que ha montado en las redes sociales su legión de seguidores. No solo es que los comunity manager de la serie sean unos cachondos, sino que ya han proliferado, entre usuarios anónimos, infinidad de cuentas de Twitter que simulan ser todos los personajes habidos y por haber. Si ya hay hasta antorchas, confesionarios o tampones que dicen “yo estuve ahí”. Un jodido y genial disparate que da lugar a conversaciones estrambóticas, tiernas y sublimes… Larga vida a las series de calidad que encima nos divierten y hacen pensar. Y más en la tele pública, la de todos. En estas cosas sí merece la pena gastar el dinero de todos. Nos hacen más inteligentes.

PD: Un último motivo para no perderse Ministerio del Tiempo. Aura Garrido y Cayetana Guillén Cuervo, musas entre musas, están espectaculares.

Cuando la serie superó a la película

Sandro Escariz *

Sleepy Hollow, 12 monos, Abierto hasta el amanecer y Fargo. En solo un año, cuatro series basadas en cuatro exitosas películas de los 90. En el caso de Fargo (hermanos Coen, 1996), dos Emmys y dos Globos de Oro avalan el éxito de una primera temporada frenética. Un pobre diablo acomplejado (Martin Freeman) es humillado por un matón del pueblo y por su propia mujer. Un día se topa con un asesino (Billy Bob Thornton) al que “accidentalmente” encarga que se deshaga del primero, mientras él mismo matará en una discusión a su propia mujer. Asustado, telefonea al matón, quien acude a su casa y, poco después, se une un policía que muere asesinado por éste. A partir de aquí, todo se lía en un enrevesado guión que hace que el espectador vaya dando saltos, desde los esfuerzos del viudo por ir borrando las huellas de su culpabilidad hasta los de la agente de policía Molly Solverson (Allison Tolman) en investigar un caso que no le huele demasiado bien.

El duelo interpretativo de Lester Nygaard (Freeman) y Lorne Malvo (Thornton) deja el listón muy alto para la segunda temporada. La transformación del primero, de fracasado e inseguro calzonazos a egoísta, decidido y exitoso hombre de negocios. Y la heladora frialdad del segundo, sanguinario lobo solitario que nos remite al Bardem de No es país para viejos, también de los Coen. Y qué decir de la dirección. Esos constantes travellings de acercamiento hitchcockianos que nos advierten de la constante amenaza que se cierne sobre los habitantes del pequeño pueblo de Minnesota, víctima de las asoladoras tormentas de nieve, aderezadas con ríos de sangre que se expanden cada vez con más fuerza. Mención especial debería tener la genial escena de la matanza en las oficinas.

Como una serie con aroma Coen, necesita su habitual dosis de humor negro/humor idiota. El primero, constante a lo largo de la primera temporada; el segundo, centrado en la hilarante pareja de agentes del FBI.

Si la primera temporada de la serie creada por Noah Hawley (My generation) se ambientaba en 2006, la segunda retrocederá hasta 1979 y será protagonizada por el padre de Molly, agente jubilado en la primera temporada (Keith Carradine), policía en activo ahora (Patrick Wilson). A la historia alude en varias ocasiones Carradine. Una sanguinaria historia que le atormentó y retiró del cuerpo. Ted Danson encarnará al sheriff Larsson, y el matrimonio protagonista de la historia (los Blonquist) estará interpretado pot Kirsten Dunst y Jesse Plemons (Todd Alquist en Breaking bad).

* Sandro Escariz es autor del blog de cine Cinercia.

Anuncios

16 pensamientos en “Abril, el mes de las series

  1. Me gustaría saber en qué momento he insultado yo a alguien. Por lo que veo la gente tiene la piel muy fina. Simplemente he dicho que el argumento de los premios es una excusa para no debatir, dame tus argumentos y no te escudes en los premios porque no me conoces y puede que tenga algo que decir con fuste sobre el tema. No soy yo el que desprecia a los demás con sucintas frases del estilo “poco más hay que decir”.

    Es más, he reconocido que Modern Family es una buena serie, pero de ahí a considerarla ARTE media un abismo. A mi parecer es una serie con ciertas pretensiones y poco más. Hablas de Seinfeld, tengo las 9 temporadas originales y la he visto en VOS un par de veces. La carga filosófica nihilista que tiene Seinfeld por decirte algo no la ves en Modern Family por ningún lado. Modern Family es mero entretenimiento con algún destello. Seinfeld son diálogos ásperos, surrealistas e hilarantes encadenados uno detrás de otro. Repito, no es solo el género, es cuestión de distinguir lo excelso de los simplemente aceptable.

    Me gusta

    • A lo mejor es otro Borja el que empezó su post con “idiotas” e “imbéciles”… Antes de escribir, piensa antes un poco lo que vas a escribir. Y también repasa un poco lo que la gente dice. Aquí nadie consideró arte nada. Me alegra que tengas las temporadas de Seinfeld en casa, pero me importa bien poco el dato. Yo también la he visto y lo del nihilismo, en fin, me parece un poco exagerado. Simplemente te hace gracia o no. Pero ya digo que en este post nadie pretende aleccionar a nadie. Simplemente se opina sobre unas series. Que a ti te parece una obra de arte Breaking Bad, pues muy bien. El arte es muy subjetivo y no voy yo a debatir aquí si tal serie es mejor que otra. Cada uno tiene sus gustos.

      Me gusta

    • Este Borja no sé quién es pero, !!que pare de decir necedades!! Qué sabrá él de arte. Estoy al 100% con Sandro, dejémonos de debates. Ahorrémonos el criterio propio porque la calidad de las series viene dada por la nueva medida definida en la XXIV Conferencia General de Pesas y Medidas: el Emmy, según el cual se mide la calidad de una serie televisiva por estar libre de todo interés económico, y que curiosamente se definió tan solo un año después de la actual medida de distancia, el Campo de Fútbol.

      Me gusta

      • Más bien un Borja que desconoce la palabra ‘educación’. En fin, no voy a seguir contestando a gente que sólo busca provocar. Esto es un post sobre series. Quien quiera opinar, adelante, quien quiera insultar o reírse de alguien, está salvame.

        Me gusta

  2. Creo que cuando se habla de series que marcan época, se suele despreciar la comedia. Sin embargo, a mí me han dado muy buenos ratos The IT Crowd (Los Informáticos), Friends o The Office (la americana, que ha inspirado en muchas cosas a Modern Family). Eso por no hablar de animación que, gracias a Matt Groening, nos ha dado series gloriosas. De hecho, soy capaz de retar a un duelo a muerte a quien me niegue que Los Simpsons (de las temporadas 2 a 10, más o menos) es el mejor producto que se ha hecho nunca para televisión.

    Me gusta

    • Una de mis series favoritas de todos los tiempos es SEINFELD. No es un problema de género, a lo que voy es que Modern Family es una comedia divertida, con un toque especial que la hace diferente pero que está a años luz de BREAKING BAD por ejemplo. El argumento de los premios no tiene ningún fundamento, es una excusa para no debatir.

      Por cierto, abajo no puedo responder a albertopineirodelafuente: Señor D. Pineiro, por favor, no vaya Usted de listillo a lo fácil, mi comentario es cristalino, en caso de no entenderlo tal vez Usted sea de los que baja la media egggpañola en el informe Pisa, un saludos y gracias.

      Me gusta

      • Borja, simplemente dije que una serie que recibe tantos y tantos premios a lo largo de los años compitiendo con otras grandes series, tiene que ser bastante buena, cuando menos. Ya que no creo que tú, Borja sepas más que el jurado de los Emmy o de tantos otros premios que recibió la serie.

        Como bien dice Javier Moya, las comedias suelen despreciarse. Yo diría que comparar Breaking Bad o Juego de Tronos con Modern Family es como comparar Berlín con Río de Janeiro. No tienen nada que ver. En una sitcom apenas hay exteriores, no hay casi postproducción, ni efectos especiales ni guiones enrevesados, ni banda sonora… No tendría sentido. Se basan en los diálogos, los personajes y las situaciones, no en novelas épicas. Y así triunfó Friends o Seinfeld, series con las que se podría comparar Modern Family. No con series épicas o dramas. Los mismos Emmys hacen esa distinción en sus premios. Y no creo que la serie vaya a ser recordada por los escotes de Sofia Vergara, que también. Yo, al menos, creo que la recordaré por la hilarante pareja gay y por la resurrección de uno de los actores cómicos más grandes de la pequeña pantalla: Ed O´Neill o por el papel de Ty Burrell o el descubrimiento de Rico Rodríguez, entre otras cosas. Pero sobre todo, por las situaciones vividas en la serie, que es lo que uno recuerda y con lo que se ríe a posteriori.

        En cuanto a lo de Titanic, lo mismo. No me parece una comparación acertada, ya que si Titanic merecía o no tantos premios hay que analizarlo comparándola con sus competidoras de ese año. ¿Son mejores películas “Mejor imposible”, “Full Monty” o “LA Confidential”? No creo que ninguna haya pasado a la historia como una obra maestra. Teniendo en cuenta que los actores de Titanic no recibieron el Oscar, y que los premios técnicos eran más que merecidos, creo que como mínimo 8 o 9 de esos Oscars que ganó son casi indiscutibles. Otra cosa es que te guste o no la película. A mí no. Pero aunque no me guste sé ver la grandeza de esa película comparada con Full Monty. Igual que no me entusiasma “Lo que el viento se llevó” y supongo que nadie se atreverá a decir que es una película mediocre.

        Y no voy a entrar a debatir, ya que yo no debato con gente que intenta convencer por medio de insultos.

        Me gusta

  3. Borja, la lista recoge series que actuales o que terminaron en 2014. Por eso no entran grandes series como “Los soprano” o “The wire”. En cuanto a “Modern family”, ha ganado 18 “Emmys”. Poco más hay que decir.

    Me gusta

    • Eso de “poco más hay que decir” resulta como poco tronchante. Titanic ganó 11 estatuillas y no deja de ser una película para pasar el rato y listo. No es una mala serie y tiene su punto, pero en unos pocos años recordaremos exclusivamente los generosos escotes de Sofía Vergara (¡viva y bravo!). En comparación con las joyas que se han rodado durante los últimos años no pasa de ser un mero producto de entretenimiento con ciertas pretensiones.

      Me gusta

  4. Borja, Don Miguel de Unamuno bajará de los cielos para soltarte un guantazo en plena jeta. Me encantan Homeland, Black Mirror, Sherlock, Modern Family… Pero también la ficción española de calidad, que la hay. Isabel, Víctor Ros y El Ministerio de Tiempo son canela fina. Y movilizan… Echa un vistazo hoy a Twitter. Por lo demás, un abrazo, camarada.

    Me gusta

    • La ficción egggpañolaaa que diría Bono es verdad que ha mejorado bastante en los últimos años. Uno de los prebostes de Cuadrilátero me descubrió una española que no me canso de recomendar: CREMATORIO.

      De todos modos hay ARTE tipo THE WIRE, LOS SOPRANO o BREAKING BAD y luego hay buenas series como 24, HOMELAND o BLACK MIRROR. No confundamos los términos. Modern Family es otra liga, sería como comparar a Dios con un gitano.

      Me gusta

  5. ¿Ministerio del Tiempo?, ¿hemos perdido la cabeza? Ya puestos podíais haber citado a Digimon, ¡idiotas! Me siento ultrajado por los responsables de Cuadrilátero, el hecho de que ni tan siquiera THE WIRE aparezca entre las opciones a votar en la encuesta da buena muestra de la decadencia moral y bajeza ética de los que manejan el cotarro en Cuadrilátero, sí, vosotros, sé quiénes sois y conozco dónde vivís, ahora mismo cierro este breve comentario para acercarme a la armería más cercana en busca de un AK-47 que me sirva para reparar la afrenta que en vuestra infinita estulticia habéis causado al CINE hecho serie, sí, malditos imbéciles, THE WIRE.

    Me gusta

    • Con mi chaleco antibalas ya puesto, te explico, Borja: The Wire es una serie del año 2002. El título de la encuesta explicita “de los últimos años” aunque es cierto que no hemos creído necesario especificar si eran 3, 5 o 7. Eso explica que en la encuesta no figuren series clásicas.

      Dicho lo cual, no me gustan las series que se hacen en España. Creo que estamos a años luz, aunque para gustos los colores.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s