El día después de las elecciones

Las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo han cambiado el mapa político de España. El nuevo es mucho más colorido, y en él los pactos serán más necesarios que nunca. El PP se mantiene como fuerza más votada, pero sigue en caída libre por los casos de corrupción y la entrada de Ciudadanos. El PSOE no remonta los malos resultados de las europeas, aunque recupera algunas plazas importantes, y Podemos entra con fuerza en algunos parlamentos autonómicos sin colmar expectativas en otros. Con todo, las grandes vencedoras de estos comicios han sido las plataformas electorales de “unidad popular”, que podrían gobernar los ayuntamientos de Madrid, Barcelona y Zaragoza. Las grandes perdedoras son IU y UPyD. En esta edición especial de Cuádrilatero 33, se suben al ring algunos de nuestros mejores guantes para hacer sus análisis del 24M.

combate_30

De victoria en victoria hasta…

Luis Carlos Grandal *

Me ha tocado valorar los resultados del PP y Ciudadanos. Es fácil. Para el PP, el tópico ya repetido hasta la saciedad: batacazo. Para Ciudadanos, este otro: éxito limitado. Al PP le ha pasado factura, por este orden, la corrupción, la traición a su electorado por no cumplir el programa, su nefasta gestión en algunos temas, el ninguneo y la crisis económica. Muchos candidatos tendrían que marcharse a casa: Aguirre, Cospedal, Rudí, Barberá, Fabra y, sobre todo, Monago. Ciudadanos se ha alimentado del voto de UPyD y del PP. Curioso que en Valdemoro, haya ganado siendo feudo casi vitalicio del PP de donde salió el corrupto Granados, actualmente en la cárcel. Ahora toca gobernar. Ciudadanos tiene la llave para el PP, al menos, en la comunidad de Madrid y en la de Murcia, Málaga y poco más. Con todo, la izquierda no puede echar cohetes. Hay que recordar el artículo 135 de la Constitución que limita el déficit. De lo que han prometido poco podrán hacer: entre el 60 y el 80% del presupuesto es gasto corriente, lo demás gasto en deuda e inversión. Van a tener que hacer encaje de bolillos. ¿Querrán; o mejor, podrán? Ya veremos.

* Luis Carlos Grandal es profesor de Periodismo Internacional y Periodismo Económico en la Universidad Carlos III de Madrid.

El ocaso de los dioses

Juan Llona *

El Partido Popular ha ganado las elecciones municipales y las autonómicas, pero no tiene nada que celebrar. Saben que la pérdida de legitimidad es mucho mayor que la de votos, incluso mayor que la posible pérdida de cuota de poder. La corrupción pasa factura, pero esta vez ha salido más cara porque los que querían barra libre gratis eran los mismos de siempre. El inmovilismo es su talón de Aquiles, y con las generales a la vuelta de la esquina parecen petrificados. Ciudadanos, por el contrario, celebra la consolidación de su proyecto. Ni a ellos ni a sus votantes les preocupan las comparaciones con resultados de encuestas previas, porque tienen entre manos un proyecto en el que creen. Se mueven a la velocidad de quien no arrastra lastre, ni propio ni heredado de ideologías y modelos fallidos. Saben que con pulmón llegarán lejos, porque los votantes están huérfanos de identidad política. Se sienten victoriosos porque, por fin, se ha abierto el melón.

* Juan Llona es gestor de fondos de inversión.

La unidad es el único camino

Javier Moya G.

A mis 30 años es posible que vea por primera vez gobernando mi ciudad a una persona de la que me puedo sentir orgulloso. Es cierto que el listón, en una terna formada por Álvarez del Manzano, Gallardón y la inclasificable Ana Botella, está muy bajo. Pero la campaña de Manuela Carmena y de todo el equipo de Ahora Madrid ha conseguido ilusionar a mucha gente y, parece, mandar a los de los “volquetes de putas” a la oposición. Pero la alegría y el alivio fueron incompletos porque en la Asamblea de Madrid la suma de PP y Ciudadanos consigue, por los pelos, la mayoría absoluta. Habrá que ver de qué pie cojean los “naranjas”, cuyos resultados han sido peores de lo esperado, a pesar de la campaña de lavado y cepillado de casi todos los medios. Aún así, todo indica que nos vamos a comer cuatro años más de desprecio por lo público, de política antisocial y del canal público más vergonzosamente al servicio de un partido de cuantos hay en España. Madrid y Barcelona demuestran que se puede echar a quienes han hecho de ayuntamientos y diputaciones sus cortijos. Y ésa es la lección más importante que deja el 24M de cara a noviembre: el fin de esta era de cleptocracia sólo llegará aparcando diferencias y uniendo voluntades de cambio. ¡A por ellos!

Un pie en cada orilla

Albert Hammond *

¿A razón de qué viene tanta alegría y alboroto? ¿Por qué no la rabieta que se representó cuando no se sacó una amplia mayoría en las elecciones europeas? ¿Por qué los sesudos análisis sobre cambio, ilusión, propuestas-de-sentido-común no consideran el hecho de que la joya de la corona de Podemos, Manuela Carmena, debe su triunfo en gran parte al apoyo mediático? ¿Quién ha decidido quién sale y quién no? ¿Los círculos? ¿Por qué de repente el concepto político “la casta” se ha reconvertido en “bipartidismo” donde el oponente ya no son los integrantes de una casta sino una situación concreta? ¿El PSOE es socio o parte del problema? ¿Creerán ciertos ingenuos que a la empresa corrupta y piramidal que es el PSOE le basta con un tironcito a la izquierda para crear una mayoría social? En poco se impondrá el discurso pragmático bien sonante de compromisos, lineas rojas, aplicar unos mínimos de sentido común, es decir, pactar con el PSOE para echar al PP. El tipo de colaboración que tan bien le ha ido a la IU post-Anguita. El “Califa Rojo” lo explicaba nítidamente en su teoría de las dos orillas. Algunos no quieren entender que se trata de poner ambos pies en la misma.

Albert Hammond es licenciado en Historia y analista político de barra de bar.

Good bye, Lenin!

Borja Palacios

Una consideración previa: en la modesta opinión de este juntador de palabras ninguna de las opciones electorales del pasado domingo representaba una verdadera alternativa de ruptura a favor de las clases populares. Es cierto que las denominadas candidaturas de confluencia popular levantaron grandes expectativas de cambio. No obstante, lamentablemente, las mismas no han presentado más que un mero programa de gestión humana del capitalismo y de “regeneración democrática”. Los resultados no han deparado los grandes cambios que se esperaban, las candidaturas unitarias y PODEMOS no han podido erigirse en verdadera alternativa rupturista a pesar de haber adelantado al PsoE en algunos territorios y de los éxitos de Madrid y Barcelona. La disyuntiva que se abre a partir de ahora es clara: o virar a la izquierda y tratar de construir una alternativa obrera o convertirse en comparsas del PsoE. Ello es particularmente evidente en el País Vasco, desde donde les escribo, ya que PODEMOS no ha podido sobrepasar a la opción de izquierdas mayoritaria, EH BILDU, ni mucho menos plantar cara al dominante PNV.

A UPyD le toca renacer de las cenizas

Miguel Ángel Malavia

Cuatro años después del 15-M, este finalmente ha estallado en la arena política. Se ha llevado por delante la piel de toro azul del Rajoy mudo y ha dejado languideciendo, aunque disimule, al PSOE de Pedro Sánchez, el esforzado yerno perfecto. A quienes fueron estiletes alternativos a ese bipartidismo hercúleo durante tres décadas, IU y UPyD, el vendaval los ha dejado en porretas. Me ocupo aquí de los magenta: Rosa Díez habría sido una gran presidenta del Gobierno y, durante siete años, fue haz de esperanza para muchos. Le sobró el último año. Las europeas de hace 365 días marcaban el camino: la gente quiere caras nuevas. Ella, sin quererlo, ha “envejecido” a su partido, para muchos simplemente “el partido de Rosa Díez”. Cae mal a muchos y, aunque inmerecida, su fama es de autoritaria. En definitiva, no concuerda con la nueva época de diálogo sí o sí, de pactos y alianzas se quiera o no. Hace un año debió haberse convocado el congreso extraordinario que hoy se acaba de fijar para el 11 de julio. Habría salido elegida quien creo que será la nueva líder: Irene Lozano. Dinámica, dialogante, abierta. Es esencia de UPyD y se adapta perfectamente a los nuevos tiempos. ¿Llega a tiempo de resucitar a los suyos antes de las generales? En esta España convulsa, ¿por qué no?

Valencia, caballo de Troya del clientelismo nacionalista de Artur Mas

Cristina Seguí *

El título de este pequeño párrafo podría ahorrarme 190 palabras para resumirles los resultados electorales en Valencia. Ninguno de ustedes conocía a la coalición Compromís, vástago del Bloc, de extrema izquierda y gestante de la entelequia de los Països Catalans, a la que Ribó y el propio Ximo Puig, del PSPV, llevan años intentando someternos. El primero, inminente alcalde, cazado por una servidora en jaranas de estelada, un lacayo de Artur Mas, comunista paradigmático que habla del bienestar del pueblo valenciano a razón de 74.000 euros al año. El caso de la presidencia de la Generalitat es también un sarcasmo. Llega la tutela del señor Puig, cuyo partido gobernará a pesar del batacazo electoral de su bancada gracias al apoyo de Compromís, que, en su intercambio de cromos, compra la alcaldía de Valencia con el apoyo a este líder anodino cuyo único mérito es el de tejer excelentes trueques de favor con el nacionalismo catalán y adoptar la hoja de ruta de la ANC a cambio de dadivosas subvenciones a su hermano Francisco Javier Puig; clientelismo nacionalista de la peor calaña. El PP merece este escarnio. Los valencianos, no.

* Cristina Seguí es política valenciana.

Los experimentos, con gaseosa (Cruz de Gorbea)

Guillermo Llona

Casi hace pleno. El Partido Nacionalista Vasco ha vencido con claridad en Euskadi, y gobernará a partir de ahora todas las grandes instituciones de la Comunidad Autónoma, a excepción de su capital de facto, Vitoria. Los jeltzales se han hecho con Bilbao, San Sebastián, y las tres diputaciones forales. El PNV, única fuerza tradicional que ha ganado votos, incluso ha conquistado una plaza tan significativa como Baracaldo, tradicional feudo socialista. Los grandes perdedores son dos: EH Bildu y el Partido Popular. Las ocurrencias de la coalición abertzale, fruto de su inexperiencia en esto de gobernar algo más grande que un pueblo, hincharon las narices de los guipuzcoanos, que la han mandado al banquillo. Los experimentos, con gaseosa. Y al PP, a partir de ahora marginal en el conjunto del País Vasco, sólo le salva del hundimiento total el triunfo en la capital alavesa. Claro que Javier Maroto ha ganado gracias a que insistió en apartar su imagen de las siglas de su partido. Los navarros, por su parte, han decidido dar finiquito a la vascofobia que ha mandado en la Comunidad Foral desde 1996. Con toda probabilidad, UPN perderá el gobierno regional y la alcaldía de Pamplona en favor de una alianza de fuerzas vasquistas. Y por todo lo antedicho, este menda está como unas castañuelas. Pena lo de Vitoria.

Canarias: el PP (Soria) se hunde y el cambio debió llamarse pueblo

Tomás J. López

Acabo de terminar un debate radiofónico con el corresponsal de un diario estatal en Canarias. Reconocía que es muy difícil explicar al lector español el panorama político canario. No lo digo yo. Al bipartidismo mesetario se le suma en este archipiélago Coalición Canaria, en el gobierno desde 1993, pero no solo. Las fuerzas insulares, las escisiones, las organizaciones de corte caciquil, y ahora los emergentes, dibujan un panorama multicolor, con seis organizaciones en el Parlamento de la nacionalidad y, por ejemplo, ocho formaciones en el Cabildo (gobierno insular) de una isla pequeña como Lanzarote. Canarias es diferente, no solo por los topicazos. También lo es políticamente. Por eso cuesta entender que para fabricar el cambio haya quien pensara que bastaba con olas estatales, por muy mediáticas que resulten. Este, en una realidad compleja como la nuestra, solo podrá ser mediante un frente amplio y plural, con las raíces en los movimientos del país. Eso pretendimos desde Somos Lanzarote, organización con la que tuve el gusto de concurrir en estas elecciones. Y tras el digno resultado del domingo, seguiremos luchándolo en clave canaria. Solo un apunte diáfano en la enrevesada política insular: el PP se hunde. Petróleo, prepotencia y tiranía, dentro y fuera del partido, han sido la tónica de un ejército donde el ministro Soria parece serlo todo, incluido el desagüe por el que se precipita.

Anuncios

16 pensamientos en “El día después de las elecciones

  1. Estoy de acuerdo con Iñigo , quiero que me gobiernen los mejores, elegidos en democracia, pero los mejores, y para eso sé que estamos a años luz de un sistema que permita que los mejores sean elegidos.

    En cuanto a la gente que se ha sumado a ver que pilla en Podemos, como los que estàn a ver que que es de lo suyo en el resto de partidos, begibistan dago…vamos que es evidente, y da mucho asco , por decirlo rápido. Además este fenómeno es universal o es que la gente no se arrimaba al PC soviético para medrar, o al sindicato vertical…vamos al Partido Humanista si hace falta.

    Me gusta

    • Por fin un comentario sensato!!!
      Yo tambien quiero que me gobiernen los mejores!!!

      ¿los mejores en qué?
      ¿los mejores en acabar con la explotación de unos sobre otros?
      ¿los mejores en gobernar a favor de quienes crean la riqueza (trabajadores) pero no la disfrutan?
      ¿O simplemente “los mejores”, entendiendo que lo que decidan será siempre lo mejor?
      Dice usted que ha de gobernar el mejor pero en democracia. Pero yo me pregunto: ¿cómo va a salir elegido en democracia el mejor, si pueden votar los que son peores? ¿los que son peores van a elegir al que es mejor que ellos? ¿serían si quiera capaces de distinguir al mejor desde su situación de peores?

      Obviamente usted no ha debido expresarse correctamente dado que democracia (el gobierno de la ciudadanía, que no pueblo) y aristocracia (el gobierno de los mejores) son términos incompatibles.

      Me gusta

      • Coincido parcialmente con el Sr. Hammon: ¿los mejores en qué y para qué?, ¿los mejores oprimiendo al pueblo?, ¿los mejores saqueando Cajas de Ahorro?, ¿los mejores aprobando amnistías fiscales?, ¿los mejores vendiendo mercancía averiada (a.k.a. PsoE)?. Por otra parte, que quede claro que la democracia entendida como gobierno de la ciudadanía tampoco me interesa demasiado. Democracia obrera, nacionalización de los sectores estratégicos, derrocamiento de la burguesía y gobierno de los trabajadores, eso ya suena mejor.

        Me gusta

      • Si uno lee todo el pàrrafo de mi comentario no pregunta esas cositas, señores Borjo y Jamon. A lo que voy es que el actual sistema de partidos potencia a lameculos y aprovechados. Eso habría que cambiarlo. Claro que luego habrá criterios distintos para determinar que ideología y personas deben gobernar, pero eso debe decidirse en democracia.

        Lo de mejores aprobando amnistías fiscales o los mejores en explotar debe estar dirigido a otra persona…todavía no he sido capaz de relacionarlo con mi comentario.

        Conozco las diferencia entre monarquia, aristocracia y democracia, o tiranía oligarquia y DEMAGOGIA.

        Me gusta

      • Borja,
        Me refería a lo que entendían los griegos por democracia. Siendo el “demos” el conjunto de los ciudadanos, excluyendo a mujeres, esclavos, etc.
        Por supuesto el concepto “democracia” puede resultar difuso, siempre queda mejor si se hace el esfuerzo de definir qué es “demos” (pueblo, nación, individuos?) y que es “cracia” (economía o solo política?).

        Abel.
        Teniendo en cuenta el poder del mundo empresarial en la sociedad, política y economía actual. Entiendo que usted también estará escandalizado por el hecho de que el sistema actual de economía potencie a lameculos y aprovechados.

        Pasen buena noche ustedes.

        Me gusta

    • Si alguno conoce un sistema para que gobiernen los “mejores”, que se salte todas las reglas del juego consolidadas hasta ahora, que tire la primera piedra… y si tenemos claro cuales son los criterios necesarios para que te incluyan entre ellos, otra…

      Para muestra Pablo Iglesias, un demonio rojo que terminará de rematar nuestras esperanzas de levantar cabeza o un prometedor y astuto líder político de matrícula de honor con un proyecto arriesgado pero brillante.

      Me gusta

      • 1-Opino que el sistema actual tiene bastantes elementos que impiden que personas bien dotadas prosperen en política. 2-Hay reglas de juego mejores y peores, se trata de regularnos bien.

        Cuando en democracia (imperfecta) decidamos que efectivamente hay cosas que cambiar pues se cambian.

        ¿Quién elige? Igual, en democracia imperfecta.

        Me gusta

  2. Desde la más remota antigüedad se han vendido crecepelos, y siempre ha habido quien los compre. Somos una sociedad calva, que cegada por la ilusión de recuperar el vigor capilar ha desistido de cuestionarse el principio activo del remedio y la solvencia de quién tan maravilloso articulo nos vende. Sugiero algunas preguntas para los profesionales. ¿De verdad estos movimientos son tan espontaneos? ¿Como se financia tan potente campaña en los medios? ¿Quienes son sus líderes y de donde vienen?. Ya lo decía el eslogan de los sesenta: “busque, compare y si encuentra algo mejor, comprelo”. Comparemos por lo menos el resultado de políticas semejantes en otros paises y después…

    Me gusta

  3. Me sorprende leer que después de los 30 se puede seguir creyendo en el ratoncito Perez. ¿De verdad vamos a creernos que los nuevos partidos funcionan sin dinero? ¿No vamos a preguntarnos quién los mueve? ¿De verdad vamos a pensar que personas sin experiencia ni cualificación son mejores gestores que los políticos profesionales? Ojalá no echemos de menos al bipartidismo.

    Me gusta

  4. Quizás porque soy de Madrid y me gustan los análisis políticos con aroma a perfidia… las opiniones de Juan y Javier son las que más me han gustado. Dicho esto, políticamente estoy a la espera de que me sorprendan y me centro en cosas “verdaderamente” importantes.

    Pillará cacho Tania Sánchez (ex-pareja de Pablo Iglesias y ex-IU, casi a la limón) en PODEMOS. Qué tía más lista, la endioso!

    Funcionará la técnica de diversificación de marca de PODEMOS a lo INDITEX de cara a las generales para llegar a ellas con una imagen inmaculada. Cada comunidad con su marca propia sujetando, con distintos nombres, paraguas sobre una misma cabeza. Que si por el camino a alguno le cae un chaparrón, se le aparta sin que al partido líder le salpique apenas gota.

    La irrupción de C´s me la pone dura… quieren legalizar la prostitución… solo falta que PODAMOS socialice su acceso (tarifa plana de agua, luz y put@s para quien lo “necesite” ojo) y que el bloque PPSOE lo normalice editando la guía “Pichulín” subvencionada por la nueva concejalía de cultura. Bromas aparte… C´s quiere sentirse con la sardinita libre al viento y arrimarla al calor de las ascuas que más le convengan en cada momento. Sólo un apunte: en Andalucía les basta con abstenerse para dar su “consentimiento” a la candidatura de Susana Díez y en Madrid hace falta un apoyo explícito a Cifuentes para evitar coaliciones alternativas y caballer@s… no es lo mismo, qué marronaco! Pactar PP en Madrid o abstenerse, echando un órdago cara a las generales, esa es la cuestión. ¿Qué harías si lideradas C´s para evitar una puñalada de votos?

    Me gusta

  5. Este año más que en urnas parece que hemos metido los votos en el colisionador de hadrones. Meto mi voto por aquí, lo acelero a la velocidad a la que se desvanecen las promesas electorales, lo hago chocar contra un concejal de urbanismo, y ¡PLAS! me sale una plétora de partidos políticos con propiedades similares pero sentido de giro opuesto. A diferencia de Borja, a mí no me apetece ninguna confluencia de las clases populares. El pueblo es mezquino, malo y necio, eso se ve cada día con tan solo salir a la calle. Yo no necesito que me dirija ningún representante de esa masa cruel, lo que quiero es que me dirijan personas honestas, justas e instruidas y eso nunca sucederá porque le política espanta a esta clase de personas al igual que la archidiócesis de Boston atraía a los pederastas.

    P.D: no entiendo de la vascofobia de los navarros de la que habla Guillermo, si es que precisamente si se juntaran Navarra y Euskadi los que tendrían que ceder en todo (bandera, etc) serían los vascos, ya que Euskadi no fue nada y Navarra lo fue casi todo.

    Me gusta

    • Con lo de “la vascofobia que ha mandado en la Comunidad Foral” me refiero exclusivamente a la Unión del Pueblo Navarro, partido que se ha mantenido en el poder en Navarra desde 1996 a base de inculcar en la población el miedo a “que vienen los vascos” y su quinta columna en la Comunidad Foral, formada por todos los navarros que no son de UPN o PSN, claro.

      Por otra parte, no entiendo la relación que estableces entre esta estrategia del miedo que tan buenos resultados le ha dado a UPN -hasta ahora- y las consecuencias que traería una supuesta unión entre la CAV y Navarra en lo que a los símbolos se refiere… Sin duda, el País Vasco cultural -lo que en lengua vasca se conoce como “Euskal Herria”-, nunca tuvo un Estado propio que no fuese el Reino de Navarra, que dominó territorio culturalmente vasco y no vasco. Sospecho que estamos de acuerdo al respecto, por lo que… no sé qué decirte. No veo la conexión con mi referencia a la más que evidente estrategia vascófoba de UPN.

      Me gusta

      • La verdad es que la vascofobia navarra me parece de lo más comprensible. Es como si ahora los colombianos viniesen a España a montar el Partido Colombianista y pedir la anexión con España por sus raíces históricas, pero poniendo la bandera de Colombia y la capital en Bogotá.

        Me gusta

    • no estoy de acuerdo

      el pueblo puede ser muy zafio, pero la parte del pueblo que se moviliza, va a asambleas, se organiza es exactamente la parte del pueblo que interesa que “gobierne”

      Me gusta

      • Cualquier movimiento, por muy buena voluntad que tenga al principio, termina contaminado por gente indeseable. No lo digo solo por el lumpen que se subió al carro del 15M, sino por gente aparentemente “normal” que está ahí solo por su propio interés. Y lo peor es que los buenos líderes, más escasos que los unicornios, van degradándose solo por agradar a estas masas.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s