La guerra civil en el PSOE se lleva por delante a Pedro Sánchez

Tras casi doce horas de tensión en Ferraz, el pasado sábado Pedro Sánchez dejaba de ser secretario general del PSOE. Su derrota en el comité federal fue la culminación de un golpe de timón que había empezado tres días antes con la dimisión de 17 miembros de su ejecutiva. Hasta que haya un Congreso Federal donde se elija a un nuevo secretario general, el PSOE estará dirigido por una gestora, tal y como querían los críticos a Sánchez, encabezados por Susana Díaz.

combate_46

 

Sigue leyendo